26/11/2014 - 08:30:27 - visitas: 823
(3)
Opinion

OPINION : Hugo Presman

VIDAS CRUZADAS

Ambos son teatrales, estruendosos, pirotécnicos, denunciadores, desaprensivos, ególatras, televisivos y exitosos en lo suyo. Físicamente voluminosos, sus  respectivas  trayectorias parecen cruzadas  y paralelas. Elisa Carrió apareció en 1994 en la Constituyente de Santa Fe representando al radicalismo y cubriendo posteriormente un espacio de centro izquierda. Jorge Lanata después de ser movilero de Eduardo Aliverti en Radio Belgrano, jefe de redacción de la transgresora revista “El Porteño”, creó y dirigió el diario “Página 12”  que renovó y revolucionó el  periodismo de  los ochenta, ubicándose ideológicamente en la centro izquierda.

Elisa Carrió  presidió en 2001 una comisión  de lavado de dinero que integraba junto a Cristina Fernández y Daniel Scioli, entre otros. Gran parte de su contenido provenía de la investigación realizada por una subcomisión del Senado de Estados Unidos, presidida por el senador demócrata Carl Levín que había logrado el levantamiento del secreto bancario en su país a partir del testimonio de un testigo reservado que había trabajado con el banquero Raúl Moneta. Las 18 cajas que recibió la comisión argentina contenían documentos y detalles de las cuentas de centenares de empresas radicadas en Uruguay. En el momento de confeccionar el informe final se produjo una ruptura en la Comisión en donde Carrió intentó quedarse con los méritos comprando alguna denuncia de pescado podrido, aunque centrando en su persona con las cámaras de televisión como intensificación de su vedetismo que el tiempo acentuaría en forma superlativa, y un informe de minoría de la senadora Cristina Fernández.

Jorge Lanata vivió su gran momento de izquierdista liberal al estilo norteamericano durante el gobierno de Carlos Menem, donde las denuncias de corrupción lo ubicaron como un periodista prestigioso que en EE.UU hubiera aspirado a un Pulitzer. Primero desde el diario que dirigía y luego cuando se retiró del mismo, desde la revista XXI  y sus programas de televisión. Los noventa fueron un período  de gloria del periodismo en general donde era sinónimo de credibilidad y actuaba simultáneamente como fiscal y juez.                                      

Elisa Carrió inició a partir del informe mencionado, un papel de fiscal afirmando que ella nunca sería funcional a la derecha y denunciando en el 2002 el lobby que en el congreso realizaba el grupo Clarín para obtener la ley de bienes culturales que evitara la extranjerización de la empresa.

Jorge Lanata denunciaba por entonces el carácter monopólico de Clarín y de Papel Prensa.

Carrió rompió con el radicalismo y fundó  Argentinos por una República de Iguales (ARI), una alianza política creada en diciembre del año 2000 que se disolvió en 2002 y de la que surgió CC-ARI, la Coalición Cívica para la Afirmación de una República Igualitaria en el 2002. A lo largo de los doce años siguientes realizó diferentes alianzas y rompimientos estruendosos.

Lanata dejó la dirección de la revista XXI en el 2001, y el 7 de mayo del 2003 se anunció que la productora que llevaba el nombre del conductor de "Día D" (Jorge Lanata y Asociados SRL) solicitó su propia quiebra después de reconocer que había entrado en cesación de pagos en septiembre de 2001.

Durante los primeros años del kirchnerismo,  con el regreso de la política, Lanata  entró en un paulatino eclipse y Carrió  encontró que su espacio quedaba ocupado e inició un desplazamiento primero hacia el centro y luego claramente hacia la derecha.

En el 2007, Carrió le ofrece a Jorge Lanata la posibilidad de ser candidato por su fuerza a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que el periodista rechazó después de unos días de reflexión. 

Carrió conseguió un segundo lugar en las elecciones presidenciales del 2007 al frente de una coalición integrada por  dos partidos nacionales (Afirmación para una República Igualitaria (ARI) fundado por la chaqueña y Política Abierta para la Integridad Social (PAIS), creado por José Octavio Bordón), y dos partidos de distrito: Unión por Todos ( Patricia Bullrich)  y Generación para un Encuentro Nacional (GEN) de Margarita Stolbizer, además de organizaciones sociales y políticas como FORJA y el Movimiento de Trabajadores Desocupados de la Matanza (MTD) liderado por el diputado Héctor "Toty" Flores; mientras ello ocurría, Lanata  publicaba libros mediocres como Argentinos (2003),  ADN (2004) y  Muertos de amor (2007).

Luego Lanata fundó el diario “Crítica de la Argentina” en marzo del 2008, que fue una versión muy devaluada de Página 12 a pesar de la excelente dotación de periodistas y que cerró en forma escandalosa luego de dos años.                                            

 Carrió, en el 2008, se embandera con el establishment agropecuario en el largo conflicto con el gobierno y pasa a ser actriz principal del grupo Clarín.

Lanata, en octubre de ese mismo año se convierte en actor- periodista de revista teatral, en el Maipo, que concluye en un estruendoso fracaso. Abandona su aspiración juvenil  de obtener  un equivalente al Pulitzer y emprende el camino sin retorno de las luces del show-business.                                                 

Carrió en las elecciones parlamentarias del 2009 hace una muy buena elección, cuyo resultado  se evapora en las presidenciales del 2011 donde sólo obtiene el 1,6% de los votos.

En ese mismo año, Lanata vegeta en Canal 26 con DDT ( Después De Todo), desde donde hace un mapa preciso y prolijo de la cantidad de medios de Clarín, pero sorpresivamente y después de haber defendido en los primeros debates, al  proyecto de ley de medios audiovisuales, cambia de posición  y declara a Clarín como el más débil al que hay que proteger,  logrando un acercamiento que concluirá en su rutilante contratación. Empieza en Radio Mitre, con “Lanata sin filtro” en febrero del 2012 y en televisión dos meses más tarde con PPT ( Periodismo Para Todos), imitación irónica de la productora de 6-7-8 ( Pensado Para Televisión) 

Carrió declara que si para proteger la libertad de prensa hay que defender a un monopolio, defenderá a Clarín. Más aún: declara que La Nación y Clarín son la Argentina.

Carrió funda FAUNEN en el 2013.

Lanata desde el periodismo y Carrió desde  el FAUNEN, realizan un plan de denuncias verdaderas algunas, falsas otras que se traducen en la muy buena elección de Carrió  que la diputada agradece públicamente.

Los dos celebran su resurrección: Lanata consigue audiencias notables en radio y televisión y Carrió reencamina exitosamente su carrera política.

Lanata que es el más eficaz opositor y la más rendidora contratación de Clarín, acusa a la oposición en octubre del 2014 de ser un balde  de bosta y en un desliz incluyó a Carrió lo que produjo el enojo de la chaqueña. 

Hace unos días, Carrió dinamita el FAUNEN, con denuncias explosivas contra todos sus socios políticos, y como es tradicional, también contra el gobierno. Lanata declara que para la Argentina es un orgullo tener una política como Carrió.

 

VIDAS CRUZADAS                       

Ambos necesitan degradar la política para encumbrar su protagonismo. Ambos exhiben un vedetismo y una egolatría que se acentúa con el paso del tiempo. Ambos se han ido trasladando

por el espectro político, abandonando a sus lectores y votantes originales para ser aplaudidos y vitoreados por los que los denostaban en sus comienzos.

Ambos hacen un cirujeo en la basura buscando y seleccionando aquella que sea funcional a los intereses que defienden.            

Ambos practican una inescrupulosidad verbal que lleva a Lanata a meterse falazmente con la vida privada de Gabriela Cerruti, pelearse con un chico de 11 años al que denuesta con la calificación de “hijo de Goebbels”, incitar al escrache de los camaristas que fallaron contra Clarin, incluyendo a sus hijos (“Lo mínimo que les puede pasar es que los puteen en la verdulería, en un hotel alojamiento, en las vacaciones, por lo menos que tengan repudio social. Que los compañeros de colegio les digan a los hijos de Farah, Freiler y Ballestero ‘che, ¿tu papá hizo eso?”). Con su humor de estudiante secundario y la aprobación de su equipo consuma un acoso laboral diario al periodista agropecuario de Radio Mitre Juan Martín Melo.

Carrió no dudó en revelar la opción sexual de la abogada Marcela Rodríguez, quien formó parte de sus filas en el ARI y la Coalición Cívica hasta que se alejó en agosto del 2011.

Lanata patentó la expresión  “la grieta” a su nombre atribuyendo la causa de la fractura social  al kirchnerismo. Sin embargo ya la había usado en tres oportunidades según escribió Eduardo Blaustein en su libro  “Las locuras del Rey Jorge”: “En “Página 12” el 5 de diciembre de 1988 para aludir a la brecha entre el poder civil y el militar. Usó “La grieta” como título el 16 de abril de 1989 para hablar del referéndum en Uruguay sobre la amnistía. Volvió a titular “La grieta” en el diario Perfil, el 26 de marzo del 2006” (Se refería a la fractura que dejó la dictadura establishment- militar) 

Carrió acusa a Binner y Cobos de complicidad con el narcotráfico, a Sergio Massa de convertir al Tigre en un narco- estado, a Pino Solanas en un mendicante buscador de puestos legislativos, a Nito Artaza de soldado de Julio De Vido, a Tumini de guerrillero reciclado direccionado por Cobos para erosionarla, a Scioli de ser igual que Cristina pero sin un brazo, a la Presidenta de una pobre enferma, etc,etc. Son capaces de destruir con denuncias a cualquiera, si eso es funcional a sus propósitos.                                             

Lanata se lamenta por la fractura social que él no deja de ensanchar. Carrió se envuelve en el republicanismo y pasa de incitar hace un par de años a una alianza sin ideología y con el único requisito de la honestidad, a romper transitoriamente FAUNEN para buscar un acuerdo con un “honesto” como Mauricio Macri al cual se negaba darle la mano acusándolo de contrabandista.

El lanatismo es la enfermedad infantil del periodismo. Carrió es la enfermedad adolescente de la política. Ambos son una especie de paco para los sectores medios que abominan del populismo.

No permitirán que la verdad arruine ninguna de sus denuncias.

Vidas cruzadas.

Ambos son cultores de la antipolítica. Lanata es la versión Carrió del periodismo y Carrió es la expresión  Lanata de la política.

Comentarios de nuestros lectores

26/11/2014 13:09:35
Excelente nota gracias
27/11/2014 08:24:45
jorge
Claudio, Lanata me hace acordar a vos cuando estabas en la radio.¿Te olvidaste ya de tu vida pasada en la radio?. Claro, vos no le llegas ni a los tobillos.-
27/11/2014 08:55:39
Claudio
No compares jorge, en ese tiempo quien gobernaba era MENEM, tenes que ser o muy bruto o me debes tener mucha bronca para hacerle creer al lector que yo cambié. Yo sigo pensando lo mismo que en esos tiempos, revisá vos los tuyos. ahh y otra, yo soy claudio gastaldi ¿y vos? ¿quien sos, te animas a decirlo?

Dejanos el tuyo...

Al rellenar este formulario y enviarlo, estás acordando no publicar material abusivo, obsceno, vulgar, de odio, amenazante, orientado sexualmente, o ningún otro que de alguna forma viole leyes vigentes.
Para garantizar estas condiciones, tu comentario será revisado por el webmaster antes de ser publicado.