05/12/2017 - 18:02:16 - visitas: 564
Internacional

HONDURAS : Primero el golpe, luego el fraude y al final Estado de sitio y muerte

HUELGA DE BRAZOS CAIDOS DE POLICIA HONDUREÑA QUE SE NIEGA A REPRIMIR

El de Honduras fue el primer ensayo de "golpe blando" en América Latina, derrocaron al presidente electo democráticamente Manuel Zelaya, en junio del año 2009. Ahora, comicios, denuncias de fraude, multitudinarias manifestaciones y brutal represiòn con estado de sitio y anulación de garantías. Frente a estos atropellos al pueblo con la complicidad internacional, de la OEA y los medios, una rara avis, la policía hondureña se niega a reprimir al pueblo. Más aún, apesar de que el Gobierno prometió el pago de aguinaldos y aumentos para los cuerpos policiales, estos permanecen en huelga tras negarse a reprimir a los ciudadanos durante el toque de queda.

Miembros de varias unidades de la Policía, incluyendo divisiones especiales como los Cobras y Tigres, continúan este martes en huelga de brazos caídos, pese a que el Gobierno prometió pagos mensuales y aumentos.

De esta manera, en ciudades como San Pedro Sula, Tegucigalpa, Copán, La Ceiba y Santa Bárbara, los oficiales regresaron a sus cuarteles como medida de protesta,  tras negarse a reprimir a las personas en Honduras durante el toque de queda.

“Nuestro pueblo es soberano y a ellos nos debemos, por lo tanto, no podemos estar confrontando y reprimiendo sus derechos”, consideraron los uniformados. “Abogamos a que se recupere la paz y tranquilidad para nuestro pueblo lo más pronto posible”, agregaron.

En un comunicado, la Policía Nacional estimó que “nuestro pueblo es soberano y a ellos nos debemos, por lo tanto, no podemos estar confrontando y reprimiendo sus derechos”; y pidió al gobierno que “busque la mejor salida al conflicto”. Además, la fuerza descartó que la medida se deba a “ideales políticos ni demandas laborales”, sino a “la inconformidad manifiesta de lo que está sucediendo”. Y pidió “que se recupere la paz para nuestro pueblo lo más pronto posible”.

La crisis se suscitó con el lento recuento de votos en una elección muy pareja. El miércoles pasado, 72 horas después del cierre de los comicios, se anunció que Hernández vencía por cerca de un punto y medio al opositor Salvador Nasralla, a quien apoya Manuel Zelaya, el mandatario derrocado en 2009. La noticia de que Hernández conseguía su reelección potenció las denuncias de fraude, y la oposición se retiró del recuento. Se dieron incidentes y Hernández subió la apuesta con el estado de sitio.

Mientras tanto, el Tribunal Supremo Electoral anunció ayer que Hernández ganó con el 42,98 por ciento contra el 41,39 de Nasralla, que anunció que no reconoce los resultados. Con todo, el anuncio no es el reconocimiento formal de que Hernández gobernará otros cuatro años, dado que hay apelaciones pendientes. El opositor anunció que irá a la OEA. En ese sentido reclamó que el organismo convoque a su Consejo Permanente para mostrar las pruebas de lo que considera un fraude.

Nasralla sostiene que hubo alteraciones en las planillas electorales, que benefician al Partido Nacional de Hernández. "En algunas nos suben dos votos para disimular, pero en la siguiente nos matan, en algunas pusieron 100 votos", graficó Zelaya en rueda de prensa. El ex presidente promueve “la desobediencia civil” y parece que surte efecto, con la policía que no acata la orden de reprimir.

Comentarios de nuestros lectores

Dejanos el tuyo...

Al rellenar este formulario y enviarlo, estás acordando no publicar material abusivo, obsceno, vulgar, de odio, amenazante, orientado sexualmente, o ningún otro que de alguna forma viole leyes vigentes.
Para garantizar estas condiciones, tu comentario será revisado por el webmaster antes de ser publicado.