A pesar de que el Estado paga los sueldos, los directivos se aferran a esa excusa para no ceder a la solicitud

Padres de una escuela privada piden que la institución retrotraiga los aumentos de las cuotas

En una carta enviada a los directivos de la escuela de gestión privada Nº 25 “Nuestra Madre de la Merced”, padres de alumnos de esa institución piden que se retrotraigan las cuotas al valor de diciembre de 2019 durante el período que no habrá clases a causa del aislamiento social obligatorio producto de la circulación del virus Covid-19. La respuesta de la institución fue de plano negativa, excusándose en la necesidad de cumplir con los sueldos de su personal docente. Excusa que es una falacia ya que el estado es quién se encarga de esas erogaciones. La cuota en dicho establecimiento tuvo un aumento promedio de 1000 pesos entre diciembre del año pasado y marzo del actual. 

En el pedido de los padres se hace alusión a la grave situación económica que atraviesan muchas familias que mandan a sus hijos a la institución, traducidas en desempleo o la drástica reducción de sus ingresos, dándole a la petición un carácter de urgente y necesario.

Sin embargo, los padres se encontraron con la férrea negativa de los directivos del colegio, que adujeron que necesitaban de los ingresos para cumplir con los sueldos de sus docentes y aceptaron a cambio rever cada caso particular y no cobrar interés en las cuotas atrasadas.

La actitud dista mucho de la tomada por otras instituciones de características similares -como Sagrada Familia, Sagrado Corazón, Jesús Nazareno y Santa Lucía, entre otras- que suspendieron aumentos, contemplaron reducciones en las cuotas y eliminaron gastos de materiales. Incluso también se dio en casos de escuelas privadas al 100 por ciento – Renacer, por ejemplo- que no reciben subsidios del estado.

Lo más llamativo fue la excusa del apoderado legal y directivos de la institución “mercedaria” quienes justificaron la imposibilidad de acceder a la petición de los padres en la necesidad de abordar los sueldos de su personal docente y maestranza; cuando, a excepción de las actividades extracurriculares, quién se encarga de los haberes es el Estado.