La última fábrica nacional cerró en 2018 y fueron un total de cinco durante el macrismo

Argentina deberá importar jeringas para la vacuna contra el coronavirus

A la espera de las vacunas contra el coronavirus que se encuentran ya en fase 3, el Gobierno argentino ya se prepara para lo que será la campaña de vacunación en todo el país. Para ello, se aprobó una contratación por emergencia para comprar 20 millones de jeringas descartables. Algo que podría haberse evitado, pero durante el gobierno de Macri debieron cerrar 5 fábricas de este tipo de insumos, la última en 2018, tras atravesar una grave situación por las políticas del Gobierno anterior.

La última que cerró fue Productos Médicos Descartables (PMD), una pyme que estaba ubicada en la localidad bonaerense de Morón. En su mejor momento llegó a producir alrededor de 9 millones de jeringas en un mes. Tenía 120 empleados y capacidad para producir del 35%. Pero en el 2016 comenzó la debacle. No se pudo pagar sueldos, impuestos, proveedores. Se vendieron máquinas para saldar deudas y en 2018 cerraron definitivamente.

Según explicó el ex gerente de la empresa Enrique Lisjak al periodista Mauro Fulco en C5N, en ese entonces había llegado la competencia china con productos al 45 por ciento del valor que cuesta fabricarlos en Argentina y por una cantidad equivalente a lo que consume el país durante dos años. Además, señaló que las tarifas aumentaron un 600%. "El 0,5 del costo del producto pasó a ser 3%", aseguró.

Lisjak aseguró que si la fábrica no hubiera cerrado podrían llegar con la producción de jeringas que se necesitan para la inmunización de la población contra el coronavirus. "En 2 ó 3 meses hubiéramos producido 20 millones de vacunas", dijo.