El IAPV ya denunció a 1.285 adjudicatarios por tratar de vender o alquilar viviendas sociales

Bisogni: 'juegan con la desesperacion de la gente'

El titular del IAPV (Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda), Marcelo Bisogni, indicó a DIARIOJUNIO esta mañana que están llevando adelante 1.285 denuncias a adjudicatarios de viviendas en estos últimos tiempos por diversas irregularidades. "Tenés de todo: venta, alquiler, desocupadas, prestadas", enumeró. "En los ultimos tiempos hemos visto en las distintas redes sociales algunas inmobiliarias en algunos lugares de la provincia donde ofrecen casas del IAPV", mencionó. "Juegan con la desesperacion de la gente: le ofrecen una casa en $ 200.000 o $ 300.000 y después le dicen que pueden seguir pagando la cuota que le arrreglan la situación pero la estafan a la gente", explicó. "El único que puede pagar la cuota es el adjudicatario", recalcó Bisogni.

En las redes sociales suelen aparecer los avisos de venta de vivienda sociales.

Las denuncias se hicieron en las cuatro ciudades mas importantes: Concordia, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay y Paraná. "Nos hemos encontrado con denuncias que hacen los mismos vecinos. Casas desocupadas, alquiladas o con el cartel de venta", dijo. El IAPV actúa de oficio y envía asistentes sociales pertenecientes a las regionales de esas ciudades para constatar si el adjudicatario está habitando la vivienda. Además de pagar la cuota, los beneficiarios deben vivir en la unidad habitacional. 

Una vez que constatan que no está, la denuncia pasa a la gerencia comercial de la sede central del organismo. Desde allí se traba la cuenta comercial para que no paguen más la cuota. Y el expediente es enviado a la gerencia legal para iniciar el juicio. En esa instancia legal se encuentran 1.285 adjudicatarios. 

"Estamos alertando a todas aquellas posibles familias que las vayan a estafar porque las viviendas son del IAPV. Hay una cuestion de cultura de que los preadjudicatarios piensan que ya son propietarios y no es así", dijo el presidente. El preadjudicatario tiene que pagar la cuota en tiempo y forma durante cinco años. Pasados los cinco años tiene la posibilidad de  saldar la totalidad de la deuda y hacer la escritura definitiva. Recién ahí pasa a ser propietario. "Ahí si ya podes alquilarla o venderla o hacer una sucesión para dejarsela a tus hijos. Pero, hasta tanto no suceda eso, la vivienda es del IAPV ", aclaró.

En el caso en que no salde la deuda tiene 25 años para pagar: son 300 cuotas. En esos 25 años puede tener la posibilidad de hacer la escritura pero con una hipoteca sobre la vivienda de por medio. Pero, en ese caso también, debe finalizar con el pago total de la deuda para que la vivienda deje de ser del IAPV y pase a ser de propiedad del adjudicatario.

"Estamos trabajando en un proyecto de ley para recuperar todas esas viviendas que tienen irregularidades", dijo. Pero algunas ya las pudieron recuperar. Para esos casos, este año se firmó un convenio con el ministerio de Desarrollo Social de la Provincia. "No son muchas las viviendas pero le damos una solución a las urgencias y a las emergencias que tienen por cuestiones de discapacidad o de violencia de género", señaló Bisogni.

Las viviendas son cedidas mediante la firma de un comodato por uno o dos años, hasta que puedan resolver su situación, entre la familia damnificada y el ministerio de Desarrollo Social dado que las casas siguen perteneciendo al IAPV. "Las familias Tienen que encargarse de pagar todos los impuestos y los servicios", señaló. "El IAPV no puede regalar la vivienda: ni siquiera puede subsidiar. El IAPV  fue creado por ley hace 60 años y es muy estricto en ese sentido, las viviendas que se construyen se deben cobrar porque es un sistema solidario. Con lo que se va recaudando se van construyendo mas viviendas", dijo.

Bispgni dijo que la recomendación para las personas que se interesen por una vivienda construida por el organismo es la misma que se le haría a quien vaya a comprar un auto. "Lo primero que haces es ir al Registro (Automotor) para ver si no tiene una prenda", dijo. En el caso de la vivienda, al interesado le pueden decir que la casa está a nombre del adjudicatario e incluso le pueden llegar a mostrar la escritura pero hay una hipoteca por detrás. "Hasta que no se salde la deuda, la casa sigue siendo del IAPV porque está hipotecada", indicó.