La hermana dijo que no confía en los jueces

Caso Costen: familiares quieren juicio por jurado pero el homicidio fue anterior a la sanción de la ley

Silvia Costen, hermana de Mariela Costen, la mujer que fue asesinada el 20 de julio de 2019, manifestó esta mañana que hoy se cumplen dos años del asesinato. “Estamos esperando la remisión del caso a juicio ya porque esta todo para hacer pero no se ha hecho”, indicó Costen a DIARIOJUNIO en la manifestación a Tribunales que tuvo escasa convocatoria. Y además agregó que espera que los dos acusados, Jacob Almada y Félix Batalla, sean sentenciados por un juicio por jurados. “Creemos que el pueblo elegiría y el dolor de ellos es igual que el nuestro. Es una decisión que estábamos pensando tomarla y decidimos en la familia que queríamos eso. No sé si se va a poder hacer”, dijo. Pero hay un inconveniente legal. La ley que establece la obligatoriedad de los juicios por jurado, para delitos de 20 o más años de prisión, fue sancionada en noviembre de 2019. Y Mariela fue baleada en julio de ese año.

La mujer dijo que el inconveniente en este caso es que el caso de Mariela fue antes de que se sancione la ley. No obstante, la hermana dijo que por la “alevosía” puesta de manifiesto por los autores –la mujer fue asaltada y baleada en la cabeza en la madrugada del 20 de julio de 2019 en Eva Perón y Brasil- le correspondería que el caso quede en manos de un jurado popular. “Eso queda a criterio de los jueces”, admitió.

Además dijo que no tiene garantáis de que se llegue a una decisión justa si son juzgados por los integrantes de la Cámara penal. “Con todo lo que está pasando hoy, no”, indicó. Y para reforzar ese concepto, dijo que hay mucha burocracia. “Siento que mi hermana no está bien defendida por los jueces ahí adentro, los derechos son de los asesinos, no de las víctimas”, señaló.

De hecho, remarcó que los acusados fueron beneficiados con prisión domiciliaria pero terminaron de nuevo en la cárcel por haber cometido otros delitos. “Uno intento asesinar a su mujer, Almada, que es el asesino. Y el otro se fue a pasear ocho horas, no sé por qué. A mí no me interesan las causas pero desde un principio les dijimos a los jueces que lo que no se condenaba se repite y lo demostraron estas dos personas”, dijo la mujer. “Llega un momento que no aguantan estar encerrados y lo vuelven a hacer. Y lo demostraron, lo hicieron. Vuelven a delinquir, vuelven a salir. Uno volvió a intentar matar. Que más pruebas quieren tener”, se preguntó.

Además de ser la fecha del aniversario de la muerte violenta de su hermana, el 20 de julio es la fecha de cumpleaños de su madre. “Y hoy tampoco está. Mi mamá se fue con mi hermana porque no toleró todo lo que estaba pasando. No sé hasta cuándo vamos a poder seguir con esta lucha. Tuvimos a mi papá a punto de la muerte por Covid hace una semana. No sé cuánto tiempo vamos a  poder aguantar esto. El no pudo venir porque no está bien para venir a la marcha siendo que es un hombre fuerte pero está destrozado”, dijo.

La manifestación estaba compuesta por no más de 40 personas. Calle Mitre, que cruza por frente de Tribunales, atestada de gente en manifestaciones anteriores, lucía semidesierta por la escasa concurrencia. Silvia admitió que esperaba mayor acompañamiento de la gente. “Yo los acompañé en su momento”, recordó.  Agradeció la presencia de los familiares de Gustavo Cordero, el chofer de remisse ultimado el 3 de julio pasado, y de Fabián Miño, asesinado en  febrero de 2019, entre otros familiares de víctimas que reclaman que sus casos vayan a juicio o rechazan las sentencias surgidas de Tribunales.

Silvia, al mismo tiempo, rememoró que a las manifestaciones por la muerte de Cordero acudieron muchos choferes, compañeros de trabajo, y motomondados. “Podría haber estado un ratito, no les pedimos una hora, aunque sea 10 minutos acompañándonos. Pero está bien es su criterio. Hasta que no nos toca, no nos damos cuenta de la magnitud de esto. No esperemos a tener una muerte por día porque ahora tenemos una muerte por semana, para salir a la calle y que los políticos se den cuenta que los juzgados están haciendo mal las cosas”, indicó.

Juicios por jurados

Los juicios por jurados comenzaron el 1 de noviembre de 2020 cuando un hombre acusado del crimen de un joven de 25 años, asesinado a balazos en abril de este año en un descampado de la ciudad entrerriana de Paraná, fue declarado culpable.

Pero ese mismo mes, el jurado popular que juzgó al policía Mauricio Gómez, único acusado por la muerte por la espalda del joven Iván Pérez, en octubre de 2019, no logró un fallo unánime, por lo que tanto la Fiscalía como la querella deberán reformular sus acusaciones para que se conforme otro jurado y se lleve adelante un nuevo juicio, en fecha a confirmar.

En abril pasado, el hijo de una ex jueza de Entre Ríos fue condenado a la pena de prisión perpetua, luego de haber sido encontrado culpable por un jurado popular de haber asesinado a su novia, Julieta Riera, a quien arrojó de un balcón del octavo piso de un edificio del centro de Paraná el 30 de abril del año pasado. Se trata de Julián Christe, hijo de la ex jueza en lo Civil y Comercial de Paraná, Ana María Stagnaro.

La norma provincial establece un jurado de 12 ciudadanos argentinos o naturalizados, hombres y mujeres en partes iguales, de entre 18 y 75 años, con domicilio en la jurisdicción del hecho y que deberán decidir por unanimidad sobre el delito.

La ley provincial que establece los juicios por jurados en la provincia, aprobada en noviembre de 2019, establece que "deberán ser obligatoriamente juzgados por jurados los delitos cuya pena máxima en abstracto sean de veinte o más años de prisión".

Otro caso que podría ser juzgado por un tribunal es el de la profesora Teresita Galli. Por ese hecho, está detenido Luis Ramón Castillo, con prisión preventiva impuesta por el juez de Garantías por noventa días la cual estaba cumpliendo en la Unidad Penal de Concordia pero luego fue enviado al penal de Gualeguaychú. Castillo confesó ser el autor de asesinato de la profesora jubilada el 29 de junio de 2020.