Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?

El caso Cecilia Strzyzowski: un crimen que sacude a Chaco

Última actualización:
hace 362 días

Al cierre de esta edición estos dos últimos habían pedido declarar por primera vez en su carácter de imputados, y se esperaba que surgieran datos importantes para la investigación.

Los nombres

Los Sena están al frente de un movimiento social que lleva sus nombres por todos lados, incluido el «Barrio Emerenciano», que se despliega por 30 hectáreas al sur de Resistencia con una impactante organización: unas 300 casas, escuela de gestión social con todos los niveles educativos –desde guardería hasta terciario y escuela de oficios–, biblioteca, centro de salud, laboratorio, fábrica de ladrillos.

Sus vínculos con el gobierno de Capitanich son públicos y publicitados, desde la entrega de tierras fiscales hasta apoyos a distintos emprendimientos de una organización que pisa fuerte en protestas en el espacio público. Y hasta han sido editados: La biografía Emerenciano. Caudillo del norte (Librería de La Paz), escrita por su esposa, lleva el prólogo de gobernador.

También el nombre de Emerenciano estaba primero en una de las 24 boletas que llevarán en las PASO a Capitanich como precandidato a diputado, «Socialistas Unidos». Su esposa era candidata a intendenta; Obregón iba quinto en esa lista de diputados; González era candidata a concejal.

Y aunque el Frente Chaqueño pidió la exclusión de la lista de todos estos hoy detenidos ni bien surgió el caso, es evidente que, por los implicados y los detalles escalofriantes que lo rodean, hay un impacto político. Y que la foto de la boleta de Socialistas Unidos, que comúnmente hubiera pasado como minoritaria, será destacada en la jornada de mañana: llevarán los nombres de los acusados, porque fueron impresas antes de su exclusión.

El peso de las evidencias

A escasos metros de la plaza principal que el miércoles pasado fue epicentro de una masiva e inédita movilización en reclamo de justicia por Cecilia, las puertas de la fiscalía –valladas a partir de la trascendencia del caso– eran ayer por la tarde un hervidero de cámaras y noteros a la espera de declaraciones de los protagonistas, a medida que iban saliendo. Entre ellos la nueva abogada de Melgarejo, que declaró dos veces con versiones aparentemente contradictorias: que vio a la joven tres días después de su desaparición, aún con vida, amordazada; luego, que su cuerpo pudo haber sido arrojado a un basural. «No se contradijo, amplió su declaración», aseguró la letrada, Mónica Sánchez. También dijo que aceptó la defensa del hombre «siempre y cuando colabore con la justicia».

Los tíos de César Sena, Ricardo Goya y Patricia Acuña, hermana de Marcela, también se presentaron a declarar espontáneamente, en su caso como testigos. «Nos cuesta creer el peso de las evidencias», admitieron sobre el matrimonio. «Si César fue culpable, que se pudra en la cárcel», dijeron también. Contaron a los fiscales que el joven fue a su casa el día del allanamiento, que les aseguró tres veces que no tenía nada que ver. Que en ese momento, ya librada la orden de detención, le pidieron que se entregue. Sumaron un pedido concreto: «Basta de discursos de odio». «El barrio está desconsolado, consternado, los vecinos están siendo atacados por otros vecinos, azuzados por los medios. El ministerio de Educación intervino la escuela, los profesores temen perder sus trabajos. Les pedimos que sean responsables, que no agiten el odio contra la gente que no tiene nada que ver, que hoy también sufre esta situación», le pidieron a los medios.

Cecilia Strzyzowski desapareció después de contarle a su familia que iba a hacer un viaje a Ushuaia con su esposo César, por una oportunidad laboral. Las cámaras de seguridad de la casa de sus suegros comprometen seriamente a la familia y a su entorno; hay sangre hallada en la casa, en su vehículo, elementos como una sierra, y huesos encontrados en un criadero de chanchos de la organización. Y aunque los tiempos de la investigación son más lentos que los que se demandan en un caso como este –aun no se determinó si la sangre y los huesos son humanos, por ejemplo– la causa acumula pruebas que hacen pensar en un asesinato escalofriante, y premeditado. Fuentes de la fiscalía confirmaron a Página/12 que nunca hubo pasaje alguno a Ushuaia sacado.

La hipótesis

El fiscal Jorge Cáceres Olivera expuso ayer la principal hipótesis que manejan: que la joven desaparecida desde el 1 de junio fue asesinada en el marco de una “discusión económica” con su suegra, a quien “se le fue de las manos”, y que el resto de los acusados detenidos “colaboró activamente” en el asesinato y descarte del cuerpo. La familia, mientras tanto, presentó a la Justicia y mostró a los medios intercambios de WhatsApp en los que César se habría hecho pasar por Cecilia cuando ya estaba desaparecida y, se sospecha, muerta, para despistar y plantar una coartada.

El resto es juego mediático y partidario: se multiplican los paralelismos con María Soledad Morales y Catamarca, con Milagro Sala y Jujuy, se pide la suspensión de las elecciones, la intervención de la provincia. Mientras tanto, una familia busca justicia.

«Lo que importa es Cecilia»

«Distinguimos perfectamente entre justicia y complicidad, también entre apoyo sincero al esclarecimiento y castigo o politización aviesa. El genuino apoyo popular a la familia de Cecilia no debería ser utilizado electoralmente, ni para estigmatizar a las organizaciones sociales o perjudicar a las políticas de género», declaró en un comunicado un grupo de mujeres referentes de redes feministas nacionales, funcionarias y legisladoras, con firmas como las de Estela Díaz, Juliana Di Tullio, Kelly Olmos, Anabel Fernández Sagasti, Paula Penacca, Blanca Osuna, María del Carmen Feijoo, Mónica Macha, Mara Brawer y María del Carmen Bianchi, entre muchas. Con la advertencia de que «Lo que importa es Cecilia», defienden lo actuado por el gobierno provincial en el caso y las políticas de género de la provincia.

«Hay mucha irresponsabilidad y uso político, que no hace más que agregar dolor en la familia de la víctima, porque ese descrédito institucional tiene un efecto sobre el dolor», dice la secretaria de Derechos Humanos y Género de Chaco, Silvana Pérez, a Página/12. Relata el acompañamiento que recibió la familia y el primer pedido para que el fiscal –cuando aún era uno y no un equipo de tres, como ahora– detenga a los Sena, que surgió de su área. Brinda un ejemplo de ese uso político que describe: «la ministra de las Mujeres le ofreció a la mamá de Cecilia entrar al Programa Apoyo Urgente, que brinda a las familias de víctimas de femicidio una primera ayuda económica para los gastos inmediatos, es algo previo a la suma mensual de la Ley Brisa. Eso fue desvirtuado con la denuncia de que ‘a la mamá le ofrecieron plata», lamenta.

Desde Buenos Aires, mientras tanto, el ya candidato a gobernador con sello inscripto Fernando Burlando ofreció su asistencia legal a la familia de Cecilia, y ya había anunciado a los medios que estaría viajando a la provincia «lunes o martes». También el mediático Miguel Angel Pierri ofreció sus servicios. La mamá de la joven, sin embargo, aseguró que por el momento seguirá llevando la causa únicamente Karina Gómez, una abogada penalista que es familiar suya.

Fuente: Pagina 12

Volver a la portada
Compartir

Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo