25/01/2021
“Cuando lo echaron a Maradona de EE.UU. hubo una huelga general”

El curioso caso de Bangladesh: La mayor hinchada del mundo por Diego Maradona

El 30 de octubre pasado, cuando Maradona cumplió 60 años, se colocó una gran torta en una de las calles principales como parte de un repetido ritual. El hecho no revistiría mayor curiosidad si no hubiera sucedido en Daca, la capital de Bangladesh. El hiperpoblado país asiático de 160 millones de habitantes al noreste de la India refrenda por Diego un fanatismo que difícilmente tenga comparación en cualquier otra latitud del planeta. Tanto así que cuando fue expulsado por dopping de Estados Unidos, se llamó a una huelga general. En tanto que cuando se conoció la noticia de su muerte, circuló una especie de “mapa de calor” (recurso muy utilizado en el fútbol moderno) sobre los países en los que el hecho fue comentado en Twitter con más velocidad e intensidad. Y allí aparecía Bangladesh cabeza a cabeza con Latinoamérica y Europa, a pesar de la notable diferencia horaria (Argentina está nueve horas por detrás). En simultáneo, la primera ministra Sheikh Hasina expresó duelo nacional. Ayer también la Cámara de Comercio Argentina-Bangladesh difundió un comunicado cargado de admiración y tristeza por la muerte del astro mundial. ¿De dónde viene semejante cariño y fanatismo por un futbolista que jamás pisó Bangladesh, que habla otro idioma, se crió bajo distintos valores culturales y nació a 17 mil  kilómetros de distancia?

El amor por Diego Armando Maradona nació el 22 de junio de 1986: el día que Argentina le ganó por 2-1 a Inglaterra en el Estadio Azteca. Los bangladesíes se apegaron a la épica de la Mano de Dios y de la eliminación del equipo británico por el mismo motivo que muchos argentinos: esa sublimación de venganza y revancha tras el latrocinio sanguinario de la corona imperial. La Guerra de Malvinas era una herida tan indeleble como la hambruna a la que fue sometida Blangladesh por Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, con millones de muertos como saldo.

Dominado primero por portugueses y luego por la Compañía Británica de las Indias Orientales, la región quedó formalmente bajo administración de un virrey inglés en 1857, tras la Rebelión de los Cipayos. Recién en 1971 Bangladesh celebró su independencia luego de la guerra indo-pakistaní. 

La aparición y la gesta de Maradona fue apenas una década y media después. Y se convirtió en un símbolo nacional para siempre.

Desde ese entonces, toda promesa o figura del modesto pero entusiasta fútbol local es bautizada como “El Maradona de Bangla”. 

Argentina jugó en el estadio Bangabandhu de Daca en 2011. Fue ante Nigeria, en una doble fecha FIFA que llegó a la selección también a Calcuta, a apenas 300 kilómetros de distancia, ya en el norte de la India. Aquella noche del 6 de septiembre Lionel Messi, capitán del equipo, deslumbró a un público local exultante y fue figura del equipo que se impuso 3-1 con goles de Gonzalo Higuaín, Ángel Di María y el recientemente retirado Javier Mascherano. Aquel era el segundo partido como Director Técnico de Alejandro Sabella.

Más cerca en el tiempo, son recordadas las multitudinarias caravanas callejeras en Bangladesh en favor de la selección argentina durante el mundial de Rusia 2018. Y también la desazón tras la derrota frente a Francia, futuro campeón.

En octubre de 2012, llegó a la redacción de la revista El Gráfico un mail insólito: desde Daca, un tal Mehedi Hasan Sujan les solicitaba desesperadamente el video completo del partido que Argentina le ganó 3-1 a Escocia el 2 de junio de 1979 en Glasgow. Sujan aseguraba haber llamado “más de 100 veces a ATC (sic)” y también a la federación escocesa. La cinta es inhallable, pero para el bangladesí su hallazgo es un menester: se trata del partido en el que Maradona convirtió su primer gol con la selección mayor, además de haber jugado brillantemente (según se desprenden de las crónicas escritas).

Como sucede en la India y otras ex colonias británicas de la región, en Bangladesh el deporte preponderante es el cricket. Pero eso no impidió que en la tarde de hoy la liga local haya dispuesto un minuto de silencio en el estadio nacional entre cuatro de sus equipos. La devoción por Diego va más allá de los deportes. Y también de las generaciones.

No todos los países tienen iconos mundiales. Blangladesh, nación azotada por invasiones, colonizaciones y una independencia joven, carece de ellos. Argentina, en cambio, tiene varios. Eva Perón, por ejemplo. También el Che Guevara (aunque su pertenencia simbólica sea compartida por Cuba). La muerte de Diego Maradona, sin embargo, demuestra que está un paso adelante de los demás en ese sentido. Y que es capaz de convertirse en una bandera capaz de abarcar a todo el planeta, aunque siempre bajo los colores celeste y blanco que reivindicaba como propios sea donde fuera que estaba.

En una entrevista en 2018, Daniel Chuburu, entonces embajador argentino en India, conversó con FM La Patriada sobre el fenómeno social que se da en Bangladesh por Maradona y la Selección Argentina en el marco del Mundial en Rusia.

“Para nosotros no es una sorpresa. En Bangladesh y algunas partes del noreste de la India, cercanas a Bangladesh, hay gente muy apasionada por el fútbol donde la Argentina tiene un rol preponderante en sus preferencias en los mundiales. Tal vez sí fue un poco sorpresa la cantidad y la forma en que se hizo. Hay varios motivos. Uno de ellos es que se asocian mucho con la figura de Argentina, sobre todo la de un embajador nuestro ante Naciones Unidas, el embajador Ortiz de Rosas que contribuyó con una resolución al final de la guerra entre India y Pakistán que llevó a la independencia de Bangladesh. Con lo cual nos asocian a nosotros con ese momento. Otro tema es que ellos fueron una colonia inglesa, entonces tienen un fervor por la Argentina por la cuestión Malvinas. Esto llevó a que en el mundial de 1986 con el famoso gol de Maradona, él terminara siendo un héroe nacional en Bangladesh. A partir de ahí es toda una cuestión emocional, que es muy difícil de tratar de explicar desde un punto de vista racional y en la cual han seguido en los últimos treinta y pico de años con este fervor. Por ejemplo una intendenta ha hecho pintar tres cuadras de celeste y blanco.... Uno de los asesores me dijo que no sabía cuál podía ser la reacción en Bangladesh si el día de mañana se moría Maradona.”

Fuente: Radiocut, Página 12, Digamos

Comentarios

  • Te quiero Diego!!!!!!
  • El único D10s del planeta que con solo una pelota peleó y se plantó ante un mundo consumista como el más humilde siendo el, el más grande. El sistema no lo cuido jamás y poco a poco lo fue matando tan solo por el dinero que generaba

Dejanos tu comentario