De qué se trata y cómo acceder.

El Gobierno oficializó el reconocimiento de aportes jubilatorios a mujeres por tareas de cuidado

El gobierno nacional formalizó este lunes con la publicación de un decreto en el Boletín Oficial el “Programa Integral de Reconocimiento de Períodos de Aportes por Tareas de Cuidado” que genera para las mujeres la posibilidad de registrar de uno a tres años de aportes para su jubilación por cada hijo o hija con el objetivo alcanzar los 30 años de servicios computables necesarios

El decreto, en detalle, modifica artículos de la normativa vigente y estipula que con el objetivo de acreditar el mínimo de servicios necesarios para el logro de la Prestación Básica Universal (PBU), las mujeres o personas gestantes podrán computar un año de servicio por cada hijo o hija, en tanto que establece que en caso de adopción de menores de edad, la mujer adoptante computará dos años de servicios por cada hijo o hija. También se reconocerá un año de servicio adicional por cada hijo o hija con discapacidad.

Por su parte, aquellas personas que hayan accedido a la Asignación Universal por Hijo para Protección Social por el período de al menos doce meses continuos o discontinuos podrán computar, además, otros dos años adicionales de servicio por cada hijo y/o hija.

En otro de sus artículos, el decreto repara en que el cómputo de los servicios en cuestión “tendrá efecto solo para las prestaciones que se soliciten a partir de la vigencia del mismo”.

La medida había sido anticipada la semana pasada en el marco de un acto que encabezaron el presidente Alberto Fernández y la titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), la marplatense Fernanda Raverta, y allí anticiparon que se estima que permitirá la inclusión directa en el régimen de 155 mil mujeres de entre 59 y 64 años que estaban a la espera de completar los 30 años de aportes necesarios para acceder a la jubilación.

Las claves de la medida 

¿Qué es el Programa de Reconocimiento de Aportes por Tareas de Cuidado? 

Se describe como una medida de justicia social que busca reparar parte de las desigualdades estructurales que sufren las mujeres a lo largo de su vida, derivadas de la sobrecarga de las tareas de cuidado y de las inequidades del mercado de trabajo. Estas dificultades hacen que acumulen menos aportes jubilatorios que los varones. Incluso, a mayor cantidad de hijos e hijas, las brechas de aporte se incrementan aún más con respecto a los varones.

¿A quiénes les corresponde?

Son alcanzadas por este beneficio mujeres en edad de jubilarse -con 60 años o más-, que sean madres y no cuenten con los 30 años de aportes necesarios para acceder a una jubilación.

¿Cómo se realiza el trámite?

Con turno previo, DNI y la o las partidas de nacimiento de los hijos o hijas. Si la titular tiene hijas e hijos con discapacidad, es necesario llevar el Certificado de Discapacidad (CUD); si se trata de hijas o hijos adoptados, la sentencia de adopción.

¿A partir de cuándo entrará en vigencia?

Los turnos estarán disponibles a partir del 1° de agosto.

¿Qué se puede hacer antes de solicitar el turno?

Se pueden revisar si los vínculos familiares están actualizados en MI ANSES, ingresando en www.anses.gob.ar con CUIL y Clave de la Seguridad Social. Se deberá seleccionar la opción Información Personal y luego Relaciones Familiares.

¿Qué hacer si alguno de los hijos o hijas no figura en “MI ANSES”?

En ese caso se deben actualizar los vínculos familiares presentando el DNI y la partida de nacimiento de cada uno de los hijos o hijas. Para ello se debe solicitar un turno mediante la web en una oficina de la ANSES.

¿Cómo se computarán los años de aportes?

El reconocimiento computará 1 año por hijo o hija, 2 años por hijo o hija adoptado o adoptada siendo menor de edad, 2 años por hijo o hija con discapacidad y 3 años en caso de que haya accedido a una Asignación Universal por Hijo (AUH) por al menos 12 meses. Asimismo, se reconocerán los plazos de licencia por maternidad y de licencia por excedencia de maternidad a las mujeres que hayan hecho uso de estos períodos al momento del nacimiento de sus hijos o hijas. Esta medida de inclusión es compatible y, de ser necesario, puede complementarse con las moratorias vigentes.

¿A cuántas mujeres alcanza la medida?

Se espera la inclusión de cerca de 155 mil mujeres de manera inmediata. En la actualidad, más de 300 mil mujeres de entre 59 y 64 años que están en edad de jubilarse no pueden hacerlo porque no alcanzan los 30 años de servicio requeridos entre sus aportes registrados y los períodos que pueden reconocerse por la actual moratoria.

LOS ARGUMENTOS DEL DECRETO:

El decreto, entre los principales argumentos, pone de manifiesto que “la situación de quien tiene el cuidado del niño y/o de la niña torna más complejo el acceso al mercado laboral y, en consecuencia, poder completar los requisitos que se exigen para el acceso a las prestaciones previsionales”. Y señala que el país “ha atravesado, por lo menos en las pasadas cuatro décadas, ciclos recurrentes de contracción de su mercado de trabajo, transitando períodos de alta desocupación e informalidad laboral, situación que devino en evidentes dificultades estructurales para que las personas pudieran tener continuidad en sus trayectorias contributivas a la seguridad social”.

En el mismo sentido, remarca que la participación de las mujeres en el mercado de trabajo “ha ido incrementándose en las pasadas décadas, no obstante lo cual se corrobora una fuerte desigualdad respecto de la participación y las condiciones de trabajo de sus pares varones en todos los indicadores”.

También señala la contracara de esas mayores dificultades que enfrentan las mujeres para insertarse en el mercado de trabajo registrado “tiene una relación directa con la división sexual del trabajo, que asigna roles de género a las diferentes actividades y que históricamente ha delegado a las mujeres el trabajo reproductivo y las tareas indispensables para garantizar el cuidado, bienestar y supervivencia de las personas del hogar, mientras que el trabajo productivo, que se realiza de manera remunerada en el mercado, aparece asociado tradicionalmente a los varones”.

El decreto se apoya en datos del contribuciones al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) de las personas de entre 40 y 64 años y destaca que allí “se corrobora que las mujeres presentan, en promedio, una brecha desfavorable del 24% respecto de los varones de su misma edad mientras que a partir de los 56 años la brecha de aportes se incrementa hasta superar el 40% a los 62 años”.

De esta manera, plantea la necesidad de efectuar “un acompañamiento adicional a las mujeres que provienen de trayectorias de vulnerabilidad socioeconómica porque ellas atraviesan incluso más dificultades para poder insertarse en el mercado laboral o para poder delegar en otros las tareas de cuidado, todo ello, en el marco del cumplimiento de las corresponsabilidades que requiere la Asignación Universal por Hijo para Protección Social, para mantener la titularidad”.

Y sostiene que el reconocimiento de años de aporte por hijo o hija “genera un efecto inmediato en las mujeres que siguen sufriendo las consecuencias de una sociedad pasada, en la que la brecha de género era aún más pronunciada que en la actualidad y que, en tal sentido, se trata de una medida del presente que puede reparar parte de las inequidades acumuladas a lo largo de 30 años”.