Para el vice del Colegio de Abogados “La única herramienta viable para definir los límites es la Justicia"

El juicio Gastaldi vs Schmid y el debate de la libertad de expresión y sus excesos

A nivel nacional la creación de un organismo de medios dependiente de la Defensoría del Público, NODIO, que en teoría tendría la autoridad para calificar qué contenidos son corrosivos para la sociedad y cuáles no, puso en debate la delgada línea entre la libertad de expresión, su observación y sus señalamientos con el control y la censura. Mientras tanto, en los tribunales de Concordia avanza el juicio entre el periodista, Claudio Gastaldi, director de este medio y la radio Pública, contra el influencer y moderador de la página en Facebook, ASEC Concordia, Guillermo Schmid, por calumnias e injurias. Al respecto, DIARIOJUNIO intenta aportar al debate ciudadano sobre la libertad de expresión, sus abusos, los límites y la responsabilidad sobre lo que se dice. En este primer aporte, le pedimos la palabra al abogado Eduardo Paredes, quien fuera presidente del Colegio de Abogados por dos períodos consecutivos y hoy es el actual vice de la institución, para que nos diera su opinión al respecto.

DIARIOJUNIO: A nivel nacional la Defensoría del Público ha creado un NODIO, un observatorio que -en teoría- tendría la autoridad para definir qué contenidos publicados son corrosivos para la sociedad, cuáles son post verdad, etc. Pero ya salieron medios y periodistas que asociaron este observatorio con la censura. A pesar que el análisis se haría -así lo anunciaron- sobre las noticias ya publicadas. ¿Cómo se puede avanzar en que la libertad de expresión tiene que ser responsable y no puede avasallar otros derechos sin caer en la fantasía o la posibilidad cierta de la censura? 

Eduardo Paredes: Es superfluo un organismo nuevo porque ya hay uno parecido en el INADI en el que se contemplan medianamente estas situaciones. Aparte, el análisis que se pueda hacer desde estos observatorios va a ser siempre subjetivo porque estará a cargo de personas que no tienen la suficiente imparcialidad. En cambio, el INADI resuelve otras cosas que son las que creo correctas y corresponde

(Eduardo Paredes hace referencia al Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) es un espacio institucional que actúa articuladamente con el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) y también con el Ministerio de las Mujeres, Género y Equidad (ex INAM). Asiste en todo lo referido a tratados internacionales, leyes, convenios y demás normativas relativas a la protección de los derechos humanos en cuanto al tratamiento mediático de casos de violencia, género, salud, discriminación, xenofobia y niñez y adolescencia.) 

DJ: ¿Es posible encontrar un equilibrio entre la libertad de expresión y la responsabilidad sobre lo que dice? ¿Cómo o qué herramientas podrían funcionar?

EP: Yo estaba pensando en el caso de Dady Brieva. Mucha gente se enojó con lo que dijo. Más allá de si a uno le gusta o le deja de gustar, uno no puede negarle el derecho a que diga lo que se le antoje. Él tiene la libertad de decir lo que quiera y el que está del otro lado también tiene la libertad de hacerlo, y si a mí me parece que afecta mis derechos, yo voy a la Justicia. Será la Justicia la que dirá: ‘No, mire. No es lo que usted piensa.’ O, en cambio, podrá decir: ‘Sí, tiene razón. Este señor ha violado los derechos constitucionales, será penado, será multado, será sancionado.’ Creo que ese es el camino correcto, lo otro es vidrioso. Se puede interpretar de otra manera y sí, campea el tema de la censura y el miedo. Suponete que vos escribis una nota y alguién va a evaluar y verificar lo que decís. ¿Quién te va a evaluar? ¿Quién lo va a mirar?¿Desde qué lugar?

DJ: Se han sucedido muchas mentiras a través de medios tradicionales, de portales de noticias y redes sociales que derivaron en causas judiciales que luego se cayeron. Y uno piensa que, además de haber causado perjuicios a un determinado partido político o lesionado el nombre de personas sólo por ser adversarios políticos, se le ha hecho daño también al sistema democrático en el que los votantes dependen de la información para elegir a sus representantes...

EP: Yo creo que nada es excusa para que podamos limitar la libertad de expresión. Yo creo que hay que dejar que fluya, que decante. Creo que la sociedad genera sus propios anticuerpos y la única herramienta viable para definir los límites entre la libertad de expresión y el abuso que se pueda hacer de ella, vulnerando derechos de terceros, es la Justicia. Es lo que eligió hacer el director de tu medio. Me parece fantástico. Cualquier otra herramienta es peligrosa porque no va a ser nunca confiable para un sector de la sociedad. En este momento sería la actual oposición y, dentro de un tiempo, cuando tal vez exista otra oposición, no será confiable para ese sector tampoco.

DJ: Usted lo señaló recién: En tribunales se desarrolla un juicio entre un periodista, dueño y director de este portal de noticias y director de la radio Pública, contra un influencer de las redes sociales. ¿Piensa que el resultado de ese litigio puede tener relevancia a futuro respecto del comportamiento de los usuarios de redes sociales y otros medios de expresión?

EP: Espero que sí. Espero que sí, porque hay algunos, incluido este candidato Influencer, que han hecho cosas que no corresponden.

DJ: ¿Es optimista respecto a esta problemática?

EP: Yo tengo una visión realista. Hay algo sagrado para todos que es la libertad de expresión. Yo puedo decir lo que quiero en la medida que no esté vulnerando los derechos del otro. ¿Y quién me va a decir si vulnere los derechos de otro ciudadano? El Juez, la Justicia. Con respecto a las redes sociales es lo mismo.

DJ: Está muy convencido que la Justicia es el único camino concreto para esta problemática.

EP: “Todo se remite a la Constitución. “La libertad de Imprenta”, como se decía entonces, y los demás derechos están consagrados en la Constitución. Es cuestión de aplicarla. Si no se aplica es un problema del magistrado.”