C. DEL URUGUAY

En Concepción del Uruguay, quemaron el auto y la moto de un supuesto abusador

Los hechos de justicia por mano se multiplican en todo el país y Concepción del Uruguay no está ajena a esta realidad violenta, que atraviesa a la sociedad por estos días y pareciera contar con cierto aval por parte de algunos ciudadanos, quienes interpretan que los conflictos deben dirimirse sin la aplicación del debido derecho. En este contexto, durante la noche de ayer y al cierre de esta edición, se registró un violento episodio en un domicilio de calle Allais, casi 12 del Oeste, del Barrio 30 de Octubre. Allí, un grupo de vecinos habrían intento linchar a una persona sobre la cual pesarían denuncias por abuso sexual a menores. Hubo un enfrentamiento entre vecinos de la zona sur de la ciudad, quienes se enfrentaron con agentes de la policía de Entre Ríos, que tenían la obligación de impedir que se incendie una vivienda y al mismo tiempo obstaculizar la posibilidad de un hecho de justicia por mano propia. Si bien no existió una versión oficial hasta el momento, los hechos fueron de público conocimiento, debido a la viralización de videos que dieron cuenta de lo ocurrido.

Según pudo averiguar La Calle, que se hizo presente en la zona minutos después del hecho, todo comenzó con una protesta de vecinos en el domicilio de una persona que estaría sindicada como autor de abusos contra menores de edad.

Luego de algunos instantes de presencia de manifestantes en el domicilio anteriormente mencionado, todo se salió de control cuando prendieron fuego un auto que estaría en el interior de la propiedad del acusado, con la única intención de hacerlo salir del lugar y confrontarlo.

Las llamas comenzaron a consumir el vehículo y luego alcanzaron una moto estacionada en el mismo lugar. En este momento, los uniformados de la fuerza de seguridad provincial intervinieron activamente, con dos objetivos claros: sacar de la vivienda a menores de edad que serían familiares del denunciado y luego impedir que sigan prendiendo más fuego en el lugar, hasta la llegada de los bomberos voluntarios; quienes acudieron de inmediato para impedir que se propaguen las llamas al interior de la vivienda. La situación se volvió extrema en el momento que las llamas consumían el vehículo estacionado en la vivienda, ya que ahí la policía intentó retirar de la propiedad a los menores de edad. Los manifestantes dejaron actuar a los agentes, pero sólo para que pongan a resguardo a los niños: “Esperen que van a sacar a los chicos. Hay menores”, se puede escuchar de forma clara y concisa en los videos que se viralizaron.

De esta forma los funcionarios pudieron sacar del interior a los menores de edad, pero fue imposible hacer lo mismo con el supuesto abusador, ya que de haber abandonado el lugar corría riesgo su vida por la vehemencia de los manifestantes. Minutos más tarde, los policías debieron intervenir nuevamente para permitir el trabajo de los bomberos voluntarios que llegaron al lugar.

Si bien al cierre de esta edición no se habían confirmado heridos de gravedad, se puede observar en las imágenes difundidas por los vecinos, que la policía debió hacer detonaciones de lo que serían postas de goma y así conseguir que se libere el lugar.

La situación fue angustiante por donde se la mire, una manifestación por una denuncia muy sensible y la presencia de una muchedumbre enardecida en una vivienda donde había menores de edad. Hubo disparos de la policía, manifestantes que arrojaron piedras contra los funcionarios que debían asegurar que el acusado no caiga en manos de los violentos y vecinos muy asustados, que ante semejante situación reclamaban a viva voz: “Paren de disparar que hay niños por todos lados”. Esta súplica fue respondida por un uniformado que quedó registrado cuando decía a un residente del lugar: “Metete adentro de tu casa. No te quedes en la vereda”, en lo que fue una obvia y pertinente recomendación para el vecino que filmaba y gritaba al mismo tiempo. Finalmente y al momento de redactarse esta nota, existía una tensa calma en el barrio, ya que los manifestantes se retiraron del lugar ante la presencia policial y mientras lo hacían se escucharon algunas amenazas que daban cuenta de que habría un nuevo capítulo en este violento episodio.

Fuente: La Calle (C. del Uruguay)