El informe técnico del Gobierno le sugería a Alberto Fernández un recorte todavía mayor a la Ciudad

Lo que Macri y Larreta le sacaron a todos los argentinos para darle a la ciudad más rica del país.

Según informó hoy el propio diario Clarín, a mediados de enero, a poco más de un mes de asumir, Alberto Fernández recibió un documento interno que le dio el respaldo técnico para avanzar con la quita de los fondos a la Ciudad. Aunque el pedido personal del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para abrir una instancia de negociación y, luego, la pandemia, llevó a que postergara su decisión, el Presidente se convenció de que hacia adelante debía implementar cambios. El informe, que alerta que el modo en el que se financió la transferencia de la Seguridad en 2016, a través de un aumento del coeficiente de la coparticipación, “no fue el más apropiado” y “benefició ampliamente” a la administración porteña, le pone números al “excedente” que según el Gobierno le concedió la administración de Mauricio Macri a la Ciudad: sin contar lo previsto para 2020, se trata de .269 millones de pesos.

El documento cuyas cifras estuvieron en la mesa de negociación que mantuvieron los equipos técnicos de ambas administraciones en las reuniones durante el verano, planteaba la necesidad de recortar al menos en 1,18 por ciento la coparticipación federal a la Ciudad. Y, al mismo tiempo, insta a fijar un nuevo coeficiente en función de las variaciones de la masa coparticipable ya que advierte que se produjo desde el inicio un "desfasaje" que se arrastró en los siguientes ejercicios fiscales y redundó, por ejemplo, que incluso el 0.92% concedido por Fernández sea excesivo.

De ahí que, en el decreto 735/2020 que firmó la semana pasada, convocara al Congreso a fijar por ley y por afuera de la ley 23.548 de Coparticipación Federal, un coeficiente que cubra los gastos de la transferencia de la Seguridad de forma diferenciada.

El documento recuerda que en la “etapa de transición” como se estipuló al período 2016 en el Acta de Acuerdo que firmaron Macri y Larreta, los gastos siguieron figurando en el Presupuesto Nacional debido a que la liquidación y el pago de los agentes y los recursos que fueron transferidos se realizaron desde el Ministerio de Seguridad de la Nación. “Según informó la Policía Federal, los gastos ascendieron a la suma de .047 millones”, reseña. A este número, para determinar el gasto “neto”, según el Gobierno, hay que restarle 1.221 millones de pesos en concepto de recursos que Nación dejó de registrar ese año para la Policía Federal.

Esa cifra, en 2017 y por la actualización por inflación, según el Gobierno trepó a .225 millones; en 2018, .530 millones; y en 2019, a .945 millones. En total, unos .525 millones, que contrasta con los 5.794 millones que se transfirieron por sobre el 1,4 por ciento original de coparticipación en esos cuatro años. Ese excedente, una diferencia de .269 millones, casi el triple, como alertó el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, en la respuesta pública que le dio a Larreta, se compone de .560 millones y .268 millones de 2016 y 2017, con la coparticipación en 3,75%; y unos .823 y .617 millones en 2018 y 2019, tras la baja a 3,5% de la coparticipación producto de la firma del Consenso Fiscal.

Por otro lado, el informe del Gobierno nacional, realizado por el equipo de la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, observa que en 2016 se evidenció “una política expansiva del gasto en seguridad” por parte de la Ciudad, “dado que el monto ejecutado de $ 20.523 millones es superior a los $ 4.041 del año 2015 (expresados a valor del 2016), más los gastos transferidos (por la Policía Federal)”.

En otras palabras, señala que la Ciudad no sólo incorporó los recursos y servicios que hasta 2015 dependían de Nación, sino que amplió la cobertura de Seguridad, con financiamiento del Presupuesto nacional. En el Gobierno consideran que este fue el punto de partida para el error de cálculo.

“El aumento de la participación de la Ciudad no solo financió los gastos de seguridad transferidos por el Gobierno nacional, sino que también solventó prácticamente la totalidad de sus egresos, vale decir, los que venía ejecutando (en materia de Seguridad, por la Policía Metropolitana, por ejemplo) con antelación a la transferencia de servicios, más aquellos que ocasionaron su propia política de prestación de los servicios de seguridad”, expone.

Sin embargo, para Nación, esta situación se da no sólo por un error en la sobredimensión de los gastos estimados, sino por la actualización de los recursos a través de la coparticipación. Por eso, insisten, quiere que se diseñe un nuevo esquema.

Incluso, plantean que los problemas de cálculo no se terminan con el decreto que firmó Fernández. El 0,92% de coparticipación que sumó al 1,4% original para dejar en el actual 2,32%, representaba el gasto de la Policía porteña en 2016. Pero, debido al aumento de la masa coparticipable que se produjo durante la gestión de Macri para todas las provincias, hoy a pesar del recorte, para Nación sigue habiendo un excedente: apuntan -y así lo precisa el informe- que el coeficiente de coparticipación necesario para cubrir el gasto neto en 2019 fue equivalente a un 0,58% (por encima del 1,4%) y no al 2,1% que rigió hasta este mes.

La alternativa, repiten en la Casa Rosada, es construir un índice mixto compuesto por un 80 por ciento del índice nominal del salario bruto de un sargento de la Policía Federal y un 20 por ciento del índice de precios al consumidor elaborado por la Ciudad, lo que pondera el componente salarial pero también la amortización de los bienes y servicios necesarios.

Según el informe, en el acuerdo “se transfirieron 19.953 agentes (entre ellos 17.662 suboficiales y/o agentes), 14 inmuebles y 1.286 rodados”. "Es eso lo que se debe tener en cuenta para calcular los gastos, nada más", repiten en Balcarce 50. Con estos números, la administración Fernández responderá ante la Corte.

En resumen, lo que Macri y Larreta le sacaron a todos los argentinos para darle a la ciudad más rica del país.

Estiman que el gasto neto del traspaso de la fuerza en 2016 ascendió a .826 millones.  Esa cifra, en 2017 y por la actualización por inflación, según el Gobierno trepó a .225 millones; en 2018, .530 millones; y en 2019, a .945 millones. En total, unos .525 millones, que contrasta con los 5.794 millones que se transfirieron por sobre el 1,4 por ciento original de coparticipación en esos cuatro años. Ese excedente, una diferencia de .269 millones, casi el triple, como alertó el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, en la respuesta pública que le dio a Larreta, se compone de .560 millones y .268 millones de 2016 y 2017, con la coparticipación en 3,75%; y unos .823 y .617 millones en 2018 y 2019, tras la baja a 3,5% de la coparticipación producto de la firma del Consenso Fiscal.