Ernesto Barboza –Profesor de Ciencias Póliticas

Los programas sociales : El gran negocio para muchos

El índice de pobreza que azota los sectores más vulnerables del país no es solo una noticia de color, sino que es una realidad muy dolorosa. En este caso voy a tratar de hacer un breve análisis sobre algunos programas sociales. ¿Porque hoy sus beneficiarios están endeudados? ¿Quiénes son sus prestamistas? ¿Porque ya no influyen con su voto a la hora de elegir?

Como una breve introducción no podemos dejar de comentar que cuando finalizó el gobierno de la entonces presidenta Cristina Fernández Kirchner, los programas sociales con alguna prestación (ej: Argentina Trabaja, Ellas Hacen, etc.) habían quedado enun poco más de 200.000 beneficiarios. Estos beneficiarios se triplicaron durante la gestión del entonces presidente Mauricio Macri, llegando a casi 700.000.

La pobreza no solo subsistía, sino que se agravaba, a pesar de seguir siendo adjudicatarios de los programas en la gestión de Macri. El problema es que este sector fue endeudándose por encima de su capacidad de ingresos. Primero porqueera el mismo Estado el que les otorgaba préstamos a las mamás beneficiarias del AUH con intereses de casi el 50% de Tasa Nominal Anual (intereses usurario si los hay).

Las mamás lo usaban para afrontar los gastos de alimentación y otros gastos. Con el correr del tiempo y los descuentos que le realizaban, comenzó el deterioro social en este sector, que volvió a alimentarse en los comedores comunitarios, muchos de ellos sostenidos por la misma gente de los barrios más afectados. Lo llamativo en esa época, es como las financieras empezaron a hacer negocio con la crisis. Que no haya control alguno durante el gobierno de Macri se entiende, lo que no se entiende es que este gobierno lo siga permitiendo.

Voy a limitarme a dar como ejemplo lo que sucede en la ciudad de Concordia. Desde la gestión de Macri muchos comercios ubicados en el centro de la ciudad cerraban sus puertas producto de la crisis económica, pero sorpresivamente abrían sus puertas numerosas financieras. Hoy hay más de 15 financieras ubicadas en el centro, sin contar la cantidad de particulares que se dedican a esta actividad y que no están declarados como tales. No es la actividad en sí lo que sorprende, sino la manera tan simple de otorgarlos y los elevados intereses a los beneficiarios de los programas sociales, cuyos planes de pago van más o menos desde el 60% al 120% anual.

El “beneficiario” que entre el 2016 y 2017 que quedo debiendo 5.000 pesos o 6.000 pesos, hoy se les quieren cobrar arriba de 90.000 pesos de intereses.

Estos vecinossaben que ni siquiera un gobierno de derecha como el de Macri se animaría a eliminar estos programas. Es más, muchos hicieron negocios con su aumento. Hoy para estos vecinos, votar a uno u otro partido, es lo mismo. ¿Por qué? Porque ellos, que no tienen trabajo, siguen viviendo de estos programas que en general, no les mejora sus vidas. Entonces vale la pregunta ¿qué se hace para que estos vecinos no se sigan endeudando de esta manera tan atroz? ¿Quiénes controlan estas financieras que otorgan préstamos con altos intereses usurarios? ¿Cómo tributan estas financieras? Etc

Ud. puede darse una vuelta los días de cobro de estos programas y corroborar como hacen filas en los cajeros, y de allí van hacer cola a las financieras para pagar la cuota, y en general sacar otro préstamo para pagar las cuotas que adeudan y llevarse una magra diferencia. Terminan pagando así, intereses sobre intereses, la misma modalidad que utilizaba el ANSES de Macri con las AUH.

<Agrego que también les otorgan tarjeta de crédito con un mínimo, y que prestan a jubilados y pensionados con los mismos intereses>

< Una de las medidas del gobierno actual fue suspender el pago de las cuotas de los créditos adjudicados a las beneficiarias del AUH y luego, una vez reanudado el descuento para pago del préstamo, los intereses se redujeron al 32% TNA>

La pobreza y los “planes sociales” no solo son un negocio de algunos referentes sociales, sino principalmente para las financieras