Cierra un comercio de motos con 35 años de antigüedad

Fracalossi: 'lo más triste es que uno acá se funde trabajando'

Romina Fracalossi, propietaria de Fracalossi Motos, indicó esta mañana que el comercio ubicado en avenida San Lorenzo, entre Eva Perón y Pellegrini, con 30 años de antigüedad, liquida su stock por cierre definitivo. “Los impuestos aumentaron demasiado. Los costos no dan. Es un mercado que se dejó manosear abruptamente por grandes empresas multinacionales. Acá en Concordia no vamos a dar nombres, pero está lleno de casas de electrodomésticos y todas venden motos”, indicó, según pudo registrar DIARIOJUNIO. Hace seis o siete años venían entre 60 u 70 motos por mes cuando con 30 les alcanzaba para salvar los gastos. Hoy venden por debajo de esa cifra. Al mismo tiempo que aumentaorn los costos fijos, se cayeron un 70 % las ventas en los últimos cuatros meses. 

En promedio, el comercio venía perdiendo entre $ 40.000 y $ 45.000 por mes. Fracalossi dijo que debía seguir pagando los sueldos y los impuestos. “Si hay algo que tengo es que no debo a nadie. No debo impuesto municipal, no debo impuesto provincial, no debo a la Afip. No debo a nadie nada”, dijo.

La mujer sostuvo que la competencia de las casas de electrodomésticos obliga a los concesionarios a cerrar sus puertas. “Más allá de que a nosotros nos piden mil cosas y muchas exigencias de fábricas. No solo para con la fábrica sino para con el consumidor final”, explicó. Entre ellas, el servicio de posventa. De todas formas, la propietaria dijo que nunca se caracterizaron por atender mal a un cliente.

 “Acá estamos con la dura realidad que la venimos analizando desde hace ya un año. Lo veníamos aguantando de la mejor manera posible. Los números en realidad no mienten y cuando los números te dicen que esto no da para más, antes de perder el capital que uno tantos años de trabajo le llevó armar, no queda otra que cerrar las puertas”, señaló Fracalossi a Radio Ciudadana (FM 89.7).

“No significa que de un día para el otro vamos a cerrar. Tenemos todavía mucha mercadería que todavía tenemos que liquidar. Entramos en liquidación hace dos semanas. Los chicos que trabajan con nosotros hay que liquidarlos e indemnizarlos como corresponde”, dijo.

Fracalossi Motos nació en 1989, plena hiperinflación. “Este fue el trabajo de mis viejos. Yo lo mamé desde chiquita, desde los 14 años que ando metida entre los fierros”, señaló. Tres décadas de existencia atravesando etapas difíciles como el menemismo y la crisis de 2001. Hace seis o siete años, vendían entre 60 o 70 motos cuando solo le bastaban 30 para salvar los gastos. “Hemos llegado a vender 95, 110 motos mensuales. Te daba para crecer; no solo para subsistir y pagar impuestos. Te daba para comprar un dólar y guardarlo”, dijo.

Pero no pudo adaptarse al cambio. Que es para muy pocos. “Este es un país muy rico. Y así como me toca a mí vivir esta situación, la vengo viendo en comercios de gente conocida que no hay manera de remarla”, acotó. “Nos cuentean, todos los días nos hacen esas típicas promesas previas a cualquier campaña y nos quieren seguir vendiendo el humo que no existe. Si devolvieran lo que robaron hoy el país estaría mejor, pero ¿cómo se logra eso? No sé honestamente”, dijo. “La corrupción política que hay es tan abismal que creo que ninguno es capaz de imaginarnos, tipo serie de televisión”, señaló.

Por último, Fracalossi dijo que, si pudiese volver uno años atrás, se iría del país. “No me voy porque tengo un hijo que está haciendo la escuela. Pero yo me iría. ¿Qué futuro tenés acá? Si trabajas para mantener tu estómago, nada más. No te da para otra cosa. Estaré unos meses planificando que puedo llegar a hacer. No es momento para invertir en nada. Trabajo no hay: acá todos los días entra gente trayéndome currículums. Realmente es lamentable, es triste”, dijo.