Cientos de políticos, empresarios, periodistas y activistas fueron víctimas del software desarrollado en Israel

Pegasus: espionaje global a jefes de estado

Más de 50 mil números telefónicos de periodistas, políticos, militantes defensores de derechos humanos y empresarios, entre los que figuran los del presidente de Francia, Emmanuel Macron y de su par de México, Andrés Manuel López Obrador, fueron objeto de un posible espionaje a través del programa para celulares Pegasus, desarrollado por NSO Group, una empresa privada israelí. La información fue revelada tras una investigación internacional conocida como Proyecto Pegasus de Forbidden Stories, una organización sin fines de lucro con sede en París y Amnistía Internacional y que luego fue publicada por 17 medios internacionales. Pegasus es un software vendido por Israel a los gobiernos y servicios secretos de otros países. El programa de espionaje permite acceder a todos los datos de un teléfono inteligente y también puede controlar la cámara y el micrófono del celular.

La fiscalía de París anunció este martes la apertura de una investigación por el espionaje a periodistas franceses en el marco de las revelaciones sobre Pegasus, el software de espionaje israelí. La investigación del gobierno francés abarca una lista de diez delitos, entre ellos "violación a la privacidad", "intercepción de correspondencia", "acceso fraudulento" a un sistema informático y "asociación de malhechores". Entre los 50 mil números de posibles objetivos de espionaje, figura el del presidente francés, Emmanuel Macron, y de miembros de su gobierno, aseguró este martes el director de Forbidden Stories, Laurent Richard.

"Encontramos estos números de teléfono, pero no pudimos realizar evidentemente una investigación técnica del teléfono de Emmanuel Macron" para verificar si está infectado por este software, explicó a la cadena LCI Richard, confirmando una información del diario francés Le Monde. "Esto no nos dice si se espió realmente al presidente, pero demuestra en cualquier caso que hubo un interés en hacerlo", agregó el directivo. Le Monde reveló que los números, entre ellos los del ex primer ministro Edouard Philippe, figuraban "en la lista de los teléfonos seleccionados por un servicio de seguridad del Estado marroquí, usuario del software espía Pegasus, para un eventual pirateo".

Espionaje mundial

Este fin de semana, el consorcio integrado por 80 periodistas de 17 medios internacionales, entre ellos The Guardian, The Washington Post, The Wall Street Journal, Süddeutsche Zeitung y Le Monde Diplomatique revelaron que los números telefónicos de al menos 189 periodistas, 600 políticos, 85 activistas defensores de los derechos humanos y 65 empresarios fueron pirateados y espiados a través del software Pegasus.

Aunque la lista de 50 mil números de teléfono no incluía los nombres de los titulares de las líneas, los medios que participaron de la investigación lograron identificar a más de mil personas de más de 50 países. Fueron identificados los números telefónicos de familiares y colaboradores del presidente de México, Andrés López Obrador, que habrían sido espiados telefónicamente entre 2016 y 2017, cuando el entonces mandatario era Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Según el diario británico The Guardian, Marruecos, cliente del NSO Group, habría declarado de interés el espionaje al director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus,  así como el actual presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, cuando éste ocupaba el cargo de primer ministro en Bélgica. Mientras que otro de los clientes de la firma israelí, Ruanda, presuntamente espió al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa y a Carine Kanimba, hija del activista ruandés, Paul Rusesabagina, quien inspiró la película Hotel Ruanda. En la lista también figuran periodistas de la cadena CNN, The Associated Press, Voice of America, The New York Times, The Wall Street Journal, Bloomberg, Le Monde, Financial Times y Al Jazzera.

Según consignó el diario estadounidense The Washington Post, “las pruebas extraídas de estos teléfonos inteligentes, reveladas aquí por primera vez, ponen en tela de juicio las promesas de la empresa israelí de vigilar a sus clientes por los abusos de los derechos humanos.” Hasta el momento, la investigación realizada por el matutino confirmó el hackeo exitoso de 37 teléfonos inteligentes pertenecientes a activistas de derechos humanos, empresarios y periodistas. También encontró que fueron espiadas dos personas cercanas a su corresponsal saudí, Jamal Khashoggi, asesinado en 2018 en el consulado de su país en Estambul por un comando formado por agentes  de Arabia Saudita.

La línea roja

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, advirtió que las medidas de vigilancia sólo pueden justificarse en circunstancias bien definidas y con objetivos legítimos. "Si las recientes acusaciones sobre el uso de Pegasus también son ciertas solo en parte, entonces esa línea roja fue superada una y otra vez con total impunidad", alertó Bachelet.

La firma israelí rechazó este lunes las “acusaciones fraudulentas”. "No habíamos recibido hasta hoy ninguna prueba de que una persona en esta lista fuera un objetivo del sistema Pegasus", dijo Oded Hershkovitz, un portavoz del grupo, en declaraciones a la radio israelí. "Nos gustaría enfatizar que NSO vende sus tecnologías únicamente a agencias policiales y de inteligencia de determinados gobiernos con el único propósito de salvar vidas mediante la prevención del crimen y los actos terroristas", añadió.

Por su parte, el ministerio de Defensa israelí, encargado de ofrecer la autorización final para la venta del software de espionaje, aseguró que “no tiene acceso a las informaciones recopiladas por los clientes de NSO”, al tiempo que afirmaron tomarán las medidas “apropiadas” si sus clientes vulneran las condiciones de uso.

Fuente: Pagina 12