Casi por unanimidad, sólo votó en contra el concejal Gallo (FdT)

Por excepción, el Concejo Deliberante habilitó a EME Multiespacio con la condición de no poner música al aire libre

Este jueves el Concejo Deliberante de Concordia, por 11 votos, habilitó por vía de excepción la realización de eventos en el salón EME Multiespacio ubicado en el barrio Parque San Carlos, a orillas del río Uruguay, una zona que no está autorizada para ese tipo de actividades de acuerdo al Código Urbano de Uso del Suelo y Ordenamiento Territorial de Concordia. En abril pasado, la empresa se había quedado sin habilitación para poder seguir funcionando. No obstante, a pesar de las quejas de los vecinos, los concejales, a través de una excepción solicitada por la empresa, esta mañana dieron su aprobación para que el salón de eventos vuelva a funcionar. Esta tarde, uno de los vecinos de la zona, Santiago Patiño Mayer, expresó a DIARIOJUNIO sentirse “sumamente decepcionado” por el accionar de los ediles. A su entender, la decisión va en contra de la normativa vigente del Código Urbano y de las ordenanzas existentes. “Esto es una lucha, vamos a seguir batallando; vamos a ver cómo sigue esto, callados no nos vamos a quedar. Pero la verdad es que es vergonzoso”, indicó.

El texto tratado sobre tablas en la sesión de hoy contiene apenas dos artículos y el tercero de forma. Lo llamativo fue que desde la bancada del oficialismo pidieron que no se lea por completo el expediente, solo la parte resolutiva. De esa forma, no se dieron a conocer los considerandos de la iniciativa donde debían estar los argumentos en favor de la excepción. Más, teniendo en cuenta un expediente que generó polémica y que admite muchas lecturas desde distintos puntos de vista, fundamentalmente medio ambiente, ningún concejal quiso fundamentar en público lo que iba a votar poco después.

El proyecto, avalado por concejales de todas las bancadas, permite la habilitación del salón de eventos por dos años sujeta al cumplimiento de las normativas vigentes y a las condiciones de no utilizar música en espacios abiertos o jardines del predio y delimitar un estacionamiento de vehículos de forma que no obstaculice el tránsito en la zona.

Por medio de una resolución del ejecutivo municipal, EME Multiespacio estaba inhabilitado desde fines de abril de este año debido que no estaban dadas las condiciones para acceder a la renovación del uso con carácter precario en el rubro ‘Salón de Eventos’, dado las reiteradas quejas de los vecinos”.

La Dirección de Saneamiento Ambiental había realizado varias constataciones e informado que se estaban infringiendo aspectos ambientales estipulados en la Ordenanza 33.695 (Artículo 24;99), y que se habían recibido reclamos por la generación de disturbios ambientales por el nivel sonoro propalado y se habían superado los parámetros límites sonoros establecidos en las normas legales vigentes.

Al respecto, Patiño Mayer se preguntó “dónde quedó” el trabajo realizado por los inspectores de Saneamiento Ambiental. “Se hicieron un montón de pruebas en las cuales el sonido afectaba el medio ambiente y esas notas, esas actas eran a favor nuestro. ¿Y ese funcionario qué? Es increíble. Directamente que cierren esa oficina y que esto sea un viva la pepa y que cada uno haga lo que quiera”, expresó.

Uno de los argumentos más recurrentes de los concejales que votaron esta excepción para volver a habilitar el salón de eventos fue la de cuidar los puestos de trabajo directos e indirectos que el emprendimiento genera.  Patiño Mayer recordó que desde la empresa se había mencionado que eran 300 personas las que se veían afectadas directa o indirectamente. Pero, a renglón seguido, se preguntó por qué nunca se vio a nadie manifestándose en la vía pública por la pérdida de la fuente laboral.

Casi todos los ediles, oficialismo y oposición, votaron a favor. Sólo votó por la negativa el concejal Juan Domingo Gallo (FdT). “Poca gente se ha puesto en nuestro lugar y nos han defendido pero la muestra esta: solamente un concejal votó negativamente. Que más te puedo decir”, dijo, a manera de amarga reflexión, el vecino.