La Cumbre del PJ en Mendoza convocó a la unidad y la apertura

Por qué para Massa, Kicillof, De Pedro y Katopodis 'hay 2023'

Estuvieron presentes Kicillof, de Pedro, Massa, Uñac, entre otros referentes del oficialismo. "Debemos debatir entre nosotros, pero mostrando a los argentinos que firmamos un contrato de esperanza en 2019 y que en el 2023 lo vamos a consolidar", afirmó el presidente de la Cámara de Diputados. El auditorio Ángel Bustelo, donde ayer se concretó un potente evento de “actualización doctrinaria”, quedó chico. El encuentro “Peronismo Futuro” convocado por la senadora y presidenta del PJ mendocino, Anabel Fernández Sagasti, reunió a diversas expresiones del Frente de Todos

El auditorio Ángel Bustelo, donde ayer se concretó un potente evento de “actualización doctrinaria”, quedó chico. El encuentro “Peronismo Futuro” convocado por la senadora y presidenta del PJ mendocino, Anabel Fernández Sagasti, reunió a diversas expresiones del Frente de Todos. Estaban representadas por importantes dirigentes nacionales como el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Sergio Massa, entre otros. De cara a las elecciones de 2023, todos coincidieron en que “hay futuro para el 2023”, subrayaron la importancia de brindar una “muestra de unidad” y enfatizaron “la necesidad de una apertura”.

Todas las corrientes del peronismo

Ante un auditorio por el que pasaron unas 3.000 personas, los referentes políticos, entre los que también se destacó la presencia de la senadora bonaerense Juliana Di Tullio con un potente discurso político -feminista y el senador José Mayans –quien cerró las mesas de debate--, estuvieron referentes gremiales como el diputado Hugo Yasky, la diputada Vanesa Siley, los ex gobernadores Alberto Rodríguez Saá (por San Luis), Juan Manuel Urtubey (por Salta) --quien sorprendió con su presencia por no formar parte del oficialismo-- y la actual senadora y exgobernadora de Catamarca Lucía Corpacci. También se escuchó al ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, que inició el segundo debate de la tarde, del que participaron el gobernador de San Juan, Sergio Uñac y el presidente del Inaes, Alexandre Roig.

Los dirigentes hablaron luego de la apertura, a cargo de Fernández Sagasti, y del saludo enviado por el jefe de Gabinete Juan Manzur, quien recibió los primeros aplausos de la mañana de parte de un auditorio exigente: varias veces se aplaudió con entusiasmo las exposiciones concentradas en la independencia económica, la soberanía política y la justicia social. Si bien se retomaban las banderas históricas del peronismo, cada orador aportó una revisión de doctrina que incluyó la necesaria actualización para un “peronismo moderno".

Las menciones a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al presidente Alberto Fernández fueron pocas y no provocaron reacciones efusivas entre los asistentes. Sin embargo, el silencio que reinaba en la sala, hablaba de la necesidad de escuchar y comprender, un momento coyuntural “que puede definir el futuro de todos”, como repitieron varios militantes mendocinos de diversas tendencias ante Página/12, en relación a la unidad y al futuro del Frente de Todos. Sagasti enfatizó: “Hay que convocarlos a todos, a cada uno de los compañeros que están distanciados, y que vuelvan a debatir ideas”.

Kicillof y la independencia económica

Fue Axel Kicillof quien abrió el debate en modo virtual y puso el eje en el análisis de la política económica: “Sin independencia económica y con sometimiento a las finanzas internacionales, también se pone en juego y en jaque a la democracia”. Eran poco más de las 10 de la mañana cuando este debate “urgente y necesario”, esperado por los militantes mendocinos comenzaba a tomar forma. En ese marco, el gobernador retomó la bandera de la independencia económica, y se refirió a Tucumán en 1947 “cuando el general Perón declara la independencia económica: sin esa base no puede haber bienestar social, distribución de la riqueza ni podemos alimentar a nuestras poblaciones”, sostuvo.

"La arquitectura política y financiera después de la Segunda Guerra Mundial está en crisis -explicó luego--, por lo tanto es fundamental que actualicemos la doctrina peronista para ver cómo se sitúa Argentina en ese contexto", propuso. “Esto quedó claro con la crisis de 2008 y luego con la pandemia” hechos que “dejaron al mundo más desigual y más desamparado” subrayó en su presentación.

La producción argentina, abrió ya en los años 40 los caminos para “liberarse del colonialismo”, explicó Kicillof sobre la producción local, resurgida en pandemia. Sobre ese eje puntualizó: “Respiradores, barbijos o jeringas de producción nacional, nos permitieron atravesar la crisis sanitaria". Y planificar un Estado cada vez más fuerte explicó. Algo que Di Tullio retomó al recordar que “actualmente en La Rioja, hay 40 empresas del Estado que producen alimentos". "Es una buena estrategia porque se rompe el monopolio con empresas del Estado que producen alimentos”, agregó. Sobre el futuro político de la coalición, la senadora de Unidad Ciudadana expresó que no tiene "ni una sola duda de que el 2023 es nuestro". "Por más que un día me levante pensando qué mal que hicimos esto, no tengo dudas. Que se olviden, no nos vamos a ningún lado”, sentenció.

Wado De Pedro y Sergio Massa

Para “Wado” De Pedro, la producción y el trabajo "son sinónimo de federalismo", algo con lo que coincidió Sergio Massa. “Para nosotros y nosotras –sostuvo De Pedro-- el federalismo es sinónimo de trabajo. Si no hay trabajo a lo largo y ancho de la Argentina, no hay federalismo”, expresó. "Y lo vamos a discutir desde el peronismo", sostuvo. Para el ministro del Interior, el futuro del PJ pasa por "la libertad y la creatividad de las nuevas generaciones, libres de prejuicios y de condicionamientos". Además llamó a "pensar en la educación del futuro y reconvertir el sistema educativo argentino" así como "pensar cuál es el rol del Estado para generar felicidad: moderno, inteligente y a la par de la innovación tecnológica, que nos de soberanía e integración en el uso de datos".

Para terminar la jornada, alrededor de las 13 horas, el cónclave se proclamó por la unidad del Frente de Todos. El presidente de la Cámara de Diputados, pidió "dar el debate" interno con la "comprensión de que la fortaleza del Gobierno requiere la capacidad de tener unidad de acción" y exhortó a los dirigentes a "mostrar a los argentinos" que "firmamos un contrato de esperanza en 2019 y que en el 2023 lo vamos a consolidar".

A través de la plataforma Zoom, Massa sostuvo que en las elecciones presidenciales del próximo año se volverá a elegir entre "dos modelos de país, entre los que quieren una Argentina para pocos y los que queremos un país para todas y todos, y para eso la clave es el trabajo en unidad". En ese sentido, destacó "el desafío de distribuir el ingreso, con la responsabilidad de apostar a la educación pública y con la tarea de industrializar el país de manera federa".

"Debemos tener la capacidad de debatir, pero entendiendo que el debate debe ser con altura y puertas adentro porque hoy tenemos la responsabilidad de gobernar y eso nos pone en la obligación de cumplir con el contrato electoral que hicimos en el 2019, aunque hoy ya es otro mundo", señaló.

Katopodis y Uñac: discutir no es dividir

En el segundo panel, el ministro Katopodis, en modo virtual, se había manifestado por “orientar toda nuestra energía a mejorar la vida de la gente”. “No está permitido quebrar ni descuidar la unidad del Frente de Todos”, sumó y planteó que “tener una visión común” sobre los principales problemas del país “es lo único que permitirá atravesar el Gobierno cumpliendo el contrato” con el electorado, que -según dijo- “necesitará un escudo contra la derecha que quiere volver a gobernar en 2023”. 

Luego fue el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, quien señaló: “El mensaje es para todos: hay que discutir en Argentina, discutir no es dividir, es construir. La mirada tiene que ser federal, el federalismo hay que practicarlo minuto a minuto”. 

El senador nacional José Mayans cerró el encuentro expresando la necesidad de “luchar para alcanzar la justicia social, para que cada persona de nuestra patria sienta que vive con dignidad y respeto”. “Tenemos que utilizar todos los medios a nuestro alcance para llegar al corazón y al sentimiento de los argentinos. Construyamos un futuro mejor y fundamentalmente un futuro de equidad para nuestra patria”, indicó. 

Con el mismo énfasis, durante su ponencia, el gobernador sanjuanino Uñac lanzó una frase que graficó el clima que reinó en el auditorio: “Espero que esto sirva para construir el triunfo en el 2023 en todo el país”.

Tres miradas distintas

Adolfo Rodríguez Saá, Hugo Yasky y Juan Manuel Urtubey, definieron tres miradas genuinas y diversas sobre la tradición y el futuro del peronismo en el encuentro. En vistas a las disidencias que afectan la interna del Frente de Todos, este encuentro no podía ser más oportuno. “Yo no integro el Frente de Todos –comenzó Urtubey--, soy peronista. Lo fui, lo soy y lo seré”. Para luego valorizar el debate: “¿Dónde está el peronismo?” interrogó. “El peronismo está en la gente”, acertó. “En los trabajadores, los movimientos sociales, y en aquellos que el peronismo supo interpelar para construir lo que hoy es”, definió.

El secretario general de la CTA y diputado nacional Hugo Yasky, también definió al peronismo desde el nacimiento clasista: “Nos quisieron convencer de que se podía gobernar la Argentina con los grandes jugadores de las finanzas, lo que pasó fue que se concentró la riqueza”, explicó con vehemencia. “No hay justicia social sin independencia económica. El peronismo nació como un acto insurreccional de la clase trabajadora. Como decía un oligarca: cuando llegó el peronismo, ya no agachaban más la vista. Es que el trabajador y la trabajadora supieron que esa clase, desde Rivadavia a Mauricio Macri nos entregó a los usureros internacionales. ¿Y a dónde fue la deuda? ¿Se esfumó? ¡No, está en los paraísos fiscales!” afirmaba, mientras el auditorio aplaudía de pie.

 

La línea de revisión histórica de las deudas, quedó para el ex gobernador de San Luis y actual senador Adolfo Rodríguez Saá: “Nunca más al endeudamiento, que los poderosos sepan que llegamos al límite” sostuvo.