Hospital Centenario, Gualeguaychú

Rebelión en el Hospital: Renuncias de médicos, denuncias de aprietes y acoso laboral

A través de un comunicado al que tuvo acceso DIARIOJUNIO, la Asociación de profesionales del Hospital Bicentenario (APROBI) exigieron “la renuncia inmediata” del Director de la institución de Gualeguaychú, Martín Roberto Piaggio y sus funcionarios, por las malas condiciones laborales que incluyen “aprietes y acoso al personal del Hospital”. Al respecto, el Traumatólogo y presidente del APROBI, Dr Rubén Carrozo, suscribió el reclamo de sus colegas y afirmó en este medio que la actual Dirección del Centenario se maneja de manera "autoritaria y persecutoria" y los hace responsables de las renuncias del Dr. Federico Ginni Cambaceres a las funciones en el COES y coordinación de la Guardia Pediátrica, “por la falta de reconocimiento en todo aspecto del trabajo realizado” y de la Dra Yamila Horane a la jefatura de servicio de salud Mental, quien junto a su personal a cargo denunció el acoso por estar en disidencia con “las decisiones inconsultas” de la Dirección. A su vez, Carrozo afirmó que Piaggio pretende reducir el valor de la guardias de los traumatólogos y aseguró que el personal de enfermería está mal pago, a pesar de doblar sus turnos laborales

El presidente de APROBI remarcó en primera instancia que el puesto directivo del Hospital Centenario 'siempre fue patrimonio de la conducción política de turno’ y aseguró que incluso cuando Martín Piaggio se presentó en el hospital dijo que era “de manera interina y por cuestiones políticas”, recordó. "Llegó la Pandemia y no había tiempo de nada más que de ponerse a trabajar y pensamos que lo íbamos a hacer en equipo, pero no fue así. Se manejan de manera prepotente, toman decisiones por arriba, las toman mal y no aceptan ni escuchan opiniones. Y si denuncias o decís algo, empiezan los espías y aprietes”, sentenció.  

“Esto de usar el hospital como botín político no es patrimonio exclusivo de esta gestión”, aclaró Carrozo. “Yo vi pasar 6 conducciones, cada uno hace lo que puede después se va y viene otro. Pero siempre quedamos los médicos y enfermeros protegiendo el Hospital. Hace más de 20 años que estoy adentro, tengo colegas que superaron los 30 años y no pueden ir ganando lugares entre pares ni aspirar a un cargo directivo porque la provincia no hace concursos”, sostuvo.

“Es como que naturalizamos el hecho de que el Director que esté depende del gobierno de turno y uno sigue su trabajo diario, pero en esta oportunidad se hizo imposible. Se llegó a un punto que no hay vuelta atrás y no dejan lugar ni para las buenas intenciones. Con cualquiera que haya estado al frente siempre se trabajó en conjunto y eso no está pasando ahora. Está forma de comportarse rígida, de que se hace lo yo digo y nadie opina, nunca nos pasó”, indicó.  

'Siempre se manejaron igual, con Prepotencia e individualismo'

En ese contexto, el traumatólogo resaltó el caso de la doctora Yamila Horane quien, junto a su personal a cargo y mediante una nota enviada y recibida por la dirección, denunció el acoso y maltrato laboral que son sometidos por estar en desacuerdo con decisiones “inconsultas” de la dirección. “Obviamente que no tuvo respuestas. O mejor dicho, sí las tuvo pero de la peor manera. Por no aceptar hacer cosas que no se deben hacer, comenzó la persecución y el escarmiento que terminó en su renuncia. Y para embarrarla más todavía, pusieron de manera interina en su lugar como Jefa del área de servicio de Salud Mental, a una de las personas más denunciadas del Hospital”, describió el profesional haciendo alusión a la a licenciada en enfermería Keila Hendelreich (disposición N° 78 del 6 de octubre) que se desempeña en la Dirección de Salud Comunitaria de la Municipalidad de Gualeguaychú.

“Piaggio siempre se manejó de la misma manera, con prepotencia e individualismo”, sostuvo el Traumatólogo y agregó que es incapaz de reconocer la labor y el esfuerzo de otros. “Por eso también renunció Federico Ginni Cambaceres a su trabajo en el COES y coordinación de la Guardia Pediátrica. Federico laburó en esta pandemia de manera impresionante, al pie del cañón para todo y para todos, pero pidió que le reconozcan su trabajo y desde la dirección le dijeron que no había ningún motivo para hacerlo así que terminó renunciando”, resumió.

“También pretende bajar el valor de las guardias de Traumatología a montos irrisorios y deja al personal de enfermería sin suplencias pagas a pesar de que deben hacer doble turno. Es una situación límite”, sentenció. “A ellos no les interesa nada porque directamente no les interesa el hospital, no tienen carrera ni historia adentro. Nunca nadie había visto a Piaggio ni a ninguna de las personas que trajo con él. Se manejan como quieren y si decís algo te empiezan a espiar, acosar o prepotear. Hacen que el ambiente de trabajo sea constantemente tenso y nos les importa que nuestra materia prima san las personas”, concluyó.