OPINION : Claudio Gastaldi

Sin unidad no habrá gobierno, sin debate social es peor ¿y Entre Ríos?

Algunas reflexiones luego de la derrota electoral del domingo. La primera: Sin UNIDAD no hay gobierno; Cristina y Alberto Fernández NO tienen dos proyectos diferentes, tienen sí distintos tiempos; Alberto sigue siendo el mismo que eligió Cristina y la sociedad en el 2019, no cambió; El bolsillo de los argentinos es una prioridad, pero ese objetivo no se resuelve afirmando que Alberto es un Okupa; Martín Guzman alcanzó logros que apuntan en la misma dirección. ¿Quién dijo que le hace mal al gobierno plantear este debate en el medio de la derrota? Los momentos en que la sociedad más atención le presta a la política, son estos. Por último, un Frente es eso, una coalición en la que confluyen ideas parecidas, no idénticas. Fue el frente el que ganó, no un sector de la coalición. ¿alguien acaso pensó que esto era de mentirita?. En relación a los dichos del presidente : “la gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente”, es irreprochable, es el presidente y este es un país con régimen presidencialista. Lo preocupante sí, son los resultados de Entre Ríos, aquí sí tenemos un problema. Aquí sí, parece haber habido zona liberada.

El neoliberalismo y las propuestas más groseras en contra del derecho social a vivir cada vez mejor, se ha empoderado tanto, que el macrismo y luego de 4 años para olvidar ganó la primer elección de medio término en casi todo el país. Ese dato es el que alienta a un personaje a creer que tiene derecho a prenderle fuego a una persona en situación de calle. Se estigmatiza tanto la pobreza, los neoliberales le echan tanto la culpa al pobre de todo, que da miedo.

Perder de vista este contexto, no entenderlo, por la razón que sea, es la mejor manera de volver todo para atrás. La posibilidad de que ese plan de país vuelva a gobernarnos no es una quimera, es posible, de allí la necesidad de cuidar como nada, la unidad lograda en 2019.

Cristina y Alberto Fernández no tienen dos proyectos distintos, tienen el mismo proyecto de lo contrario no se habrían juntado. No estamos frente a dos farsantes que representan vaya a saber que intereses,  presenciamos a dos políticos defendiendo sus ideas de país.

El punto es que, CFK y el pueblo eligió a Alberto porque ha construido una imagen de ser más dialoguista, menos confrontativo, etc. y es lo que está haciendo. Lectores de este diario saben las veces que el autor de esta nota ha destacado que Alberto siempre ha puesto la otra mejilla. O sea, Alberto no cambió, es el mismo.

El bolsillo de los argentinos es prioridad, debe serlo para un proyecto como este, nacional y popular. La disyuntiva se plantea porque unos, los cristinistas, prefieren que haya déficit fiscal pero con los estómagos llenos y el ministro Guzman, o sea Alberto, está de acuerdo con esa idea pero cree que antes debe acordar con el FMI. O sea, pone el acento en lo macro, no en lo micro y eso retarda medidas económicas urgentes pero sin ir contra el objetivo principal. De hecho, la inflación de agosto fue la menor del año, 2,5 % . No es casual, el déficit fiscal casi no existió fue del 0,4 %. Es un dato que explica la gradualidad, no la justifica, es el debate que tiene lugar ahora y frente a todos.

En ese marco y aunque duela pensar en quienes la están pasando mal, no es más kirchnerista aquel/lla que afirma que el Presidente es un Okupa. Esa expresión no cabe ni siquiera en una conversación privada.

EL PODER REAL Y LAS POSTURAS FRENTE A EL

Que todo este debate se plantee en el medio de la hecatombe electoral, no debería ser entendido como un error, el pueblo tiene derecho a saber, a enterarse que es lo que se discute en las altas esferas del gobierno y quién es quien en esta disputa de poder político.

Es probable que Cristina le haya dicho a Alberto que lo de ella no es terquedad, confrontación, sino la única manera de gobernar en un país donde quienes tienen el poder real, no entienden de diálogo, solo quieren ganar y ganar y ganar cada vez más.

Recordemos a Pugliese ya no a un kirchnerista, fue el ministro de economía de Alfonsín, pero que venía del balbinismo o sea, del sector conservador de ese partido y que dijo, “les hable con el corazón y los mercados me respondieron con el bolsillo”. ¿ que vino luego de aquella expresión de Pugliese? ACERTO, la hiperinflación del año 1989 que los más jóvenes desconocen. Pero el grado de violencia extrema que significó aquel episodio para los argentinos no es deseable para nadie y es de esperar que se lo recuerde.

Aquel poder sigue siendo el mismo pero mucho más fuerte y sueña con repetir aquello. Las grandes empresas y grupos económicos ganaban a lo pavote mientras en el pueblo aumentaba el hambre.

¿vamos a seguir echándole la culpa a los políticos de todo?

Los políticos tienen culpas, ni hablar, pero la angurria esa, de hambrear a la gente subiendo los precios más allá de su valor, no es achacable a ellos. Al menos, no son sus impulsores más bien sus víctimas como se ve hoy con Alberto al que culpan por la suba de precios y por el control. Controla la exportación de carne para que baje el precio y lo critican hasta aquellos que en estos dos meses pudieron al menos ver que no seguía subiendo, imagine, lo critican los que se favorecen, piense en como lo ven aquellos que pierden de ganar plata culpa de su medida que intenta defender el bolsillo suyo.

Para los que se olvidaron de aquello, para los que no se animan o no les interesa contárselo a sus hijos, deben saber, que aquella época (1989) fue PEOR que la del 2001. Y fue peor en todos los sentidos, porque además rondaba en la cabeza de muchos la posibilidad de un golpe de Estado y de tener nuevamente a los militares gobernándonos. Un horror

O sea, Cristina lo sabe y vaya que lo sabe y se lo habrá dicho a un Alberto sigue hablándoles con el corazón a los dueños del poder.

¿ Está mal lo que hace Alberto, se animaría Ud a afirmarlo tan sencillamente, o quizá como él dudaría respecto de cuál sea el momento justo para adoptar la medida correcta?.

Y de eso se trata la política, de allí que lo que está ocurriendo ahora es la mejor clase pública de política. Aprendemos y aprendemos también de las debilidades profundas de muchos grupos militantes y de sus dirigentes.

Sabiendo todo esto como lo saben ¿daba para convocar a una marcha en defensa de Alberto? ¿ esa es la que se presenta como la izquierda posible dentro del frente?.

A Alberto lo defiende la sociedad y lo defenderá hasta que termine su mandato como ha venido ocurriendo desde la recuperación de la democracia salvo por aquel golpe económico al gobierno de Alfonsín que le acortó unos meses el mandato y/o De la Rua que hizo todo para salir eyectado por la propia democracia.

Hagamos un poquito todos para que aquello no se repita, porque como siempre el que sufre es el pueblo. Y ya hay rumores de unos que quieren volver a cortar la Autovía 14 ; otros que afirman que a las fuerzas de seguridad se las está convocando para una eventual revuelta, en fin, todo lo que podamos hacer como sociedad, como militantes o simples ciudadanos no será en vano.

¿se imagina la cantidad de lumpenes que algunas ideologías podrían contratar para asaltar supermercados con alguna excusa que parezca verdad y echarle la culpa a Cristina, a la que culpan siempre de todo?.  

Lo que pintan como crisis institucional los medios hegemónicos es apenas un debate político de cara a la sociedad. Porque fue la misma Cristina la que difundió que ella no pidió la renuncia de Guzman.

Exministro ya fallecido, Juan Carlos Pugliese (UCR)

¿ Y ENTRE RIOS Y BORDETY CRESTO ?

Los resultados electorales de Entre Ríos parecen ilevantables. Las listas de Juntos sumadas sacan casi la misma cantidad de votos, NO DE PORCENTAJE, que sacó Bordet en el 2019, cuando fue votado en una elección de la que participaron muchas más personas y él superó con holgura el 50 %.

Bordet es un gobernante al que la gente lo vota, si, pero ¿ para que lo vota ? y la pregunta va para quienes lo votan siendo peronistas y para quienes votan Cambiemos, pero lo eligen a él de gobernador. ¿para que? ¿para que haga o no haga que cosas?

Enrique Cresto tampoco es ajeno a esa derrota, pero no es quien conduce. La propaganda de campaña casi no existió, ni aquí en Concordia ni en el resto de la provincia. Lo único que se veía eran carteles de Frigerio. ¿ se llama zona liberada, eso ?

A Cresto se cansaron de llamarlo desde los programas periodísticos de la radio pública de Concordia y no quiso salir. Cresto y ya como candidato deberá demostrar si de verdad tiene intenciones de ser gobernador, esta vez no quedó claro.