Con la facturación de marzo los usuarios van a recibir el reintegro por lo cobrado de más en enero y febrero

Telefónica y Claro devolverán los importes mal cobrados mientras que Telecom del Grupo Clarín continúa en rebeldía

Los usuarios de Telefónica y Claro con la facturación de marzo van a recibir el reintegro de lo que les cobraron por encima de lo autorizado en enero y febrero. "La mayoría de las empresas cumplió, aunque algunas grandes estuvieron en rebeldía. Telecentro y DirectTV devolvieron los importes, ahora lo están haciendo Telefónica y Claro, y sólo Telecom decidió no cumplir con la ley", detallaron desde el Enacom. En 2017 el gobierno del ex presidente Mauricio Macri permitió la fusión de Cablevisión y Telecom lo que expresó un hito en la concentración de los mercados de información y comunicación de la Argentina y que ahora, en épocas de pandemia, comienza a mostrar los dientes filosos de una  operación que fue publicada como beneficiosa para los usuarios que podrían acceder a paquetes completos de servicios más baratos cuando la realidad vuelve a marcar que el monopolio fija los precios que se le antoja según las expectativas de ganancias y estándares internacionales.

El Gobierno anunció que Telefónica y Claro reintegrarán a sus clientes los importes cobrados indebidamente durante los meses de enero y febrero, mientras que Telecom será sancionada por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) por continuar en rebeldía frente a la disposición oficial en materia tarifaria.

"Los usuarios de Telefónica y Claro con la facturación de marzo van a recibir el reintegro de lo que les cobraron por encima de lo autorizado en enero y febrero", dijo el vicepresidente del Enacom, Gustavo López, en declaraciones a Télam Radio.

El funcionario aclaró que Telecom, la única empresa que no cumplió con el decreto 690, será "sancionada y se le cobrará intereses por lo que le están cobrando incorrectamente a los usuarios".

El decreto 690 declaró servicio público al acceso a las tecnologías de la información y comunicación y estableció una prestación básica con un esquema de precios regulados.

"La mayoría de las empresas cumplió, aunque algunas grandes estuvieron en rebeldía. Telecentro y DirecTV devolvieron los importes, ahora lo están haciendo Telefónica y Claro, y sólo Telecom decidió no cumplir con la ley", detalló el directivo del Enacom.

"El Estado va a actuar conforme a la ley hasta las últimas consecuencias, porque el servicio público no se discute, y el jueves tenemos una reunión con los defensores del pueblo y las asociaciones de usuarios", adelantó López.

Un monstruo de 4 cabezas

Con la anuencia del ex gobierno de Juntos por el Cambio, las empresas Telecom y Cablevisión anunciaron en junio de 2017 que se fusionaban. Al combinarse las actividades y las acciones de los inversores respectivos se generó un monopolio más grande aún. Argumentaron que se convertirían en un operador que brindaría cuatro servicios simultáneamente: TV por cable, internet, telefonía móvil y fija, algo conocido en las telecomunicaciones como “cuádruple play”.

La concentración de capitales para obtener mayores ganancias es una acción típica del mercado en un sistema capitalista. La fusión entre ambas empresas conformó el más grande monopolio en comunicaciones y controla más del 40% por ciento de telefonía fija, más del 33% de telefonía móvil -celulares-, más del 55% de conexiones a Internet por banda ancha y el 40% de la TV paga. 

Fuente: Archivo DIARIOJUNIO, Télam, Wikipedia, Prensa Partido Socialista, Chequeado. Informe UNLP