Se habría filtrado desde un grupo de WhatsApp de colaboradores de su gestión

Un audio del intendente de Chajarí menciona la identidad y la militancia justicialista del paciente de Covid-19 detectado ayer

El mensaje de audio que se filtró habría sido enviado por el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, a un grupo de colaboradores de su gobierno, y habría estado destinado a concientizar a gente de su gestión sobre la necesidad de ajustar los operativos de control en la población a partir de la confirmación de un nuevo caso positivo de coronavirus. Si bien la idea del audio sería que no transcendiera, así fue que sucedió. En el mismo se escucha la identidad y la ocupación del paciente infectado, y lo más llamativo es que hace referencia a una supuesta militancia peronista que tendría la persona. Dato irrelevante que no se enmarca en lo que hace a la prevención contra la pandemia.

En el audio, Galimberti da el nombre de la persona que resultó positivo y detalla que es en un repartidor de una distribuidora a la que también menciona y, para ser más específico, agrega que el paciente formó parte de la última campaña trabajando para el justicialismo. En el audio, entre líneas, se vislumbraría una estigmatización sobre las simpatías políticas del paciente.

Ayer sábado, el área de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud confirmó que se registró un (1) nuevo caso de coronavirus en Chajarí que sería contacto estrecho de otro paciente de la vecina localidad de Santa Ana

Precisamente, el mensaje de Galimberti habría estado dirigido a estructurar el trabajo de prevención y rastreo de eventuales contactos en la ciudad. De algún modo, ese audio se filtró desde un grupo privado de whatsapp a las redes sociales. Enterado de esa situación, Galimberti publicó en redes sociales:

«Recién tomo conocimiento que circula un audio de mi autoría, enviado de manera privada, que alguien irresponsablemente compartió fuera del contexto del envío. Allí se mencionan datos personales sobre una persona con Covid-19 positivo. Lamento la circunstancia y considero reprochable la actitud de quien, sin permiso ni criterio, expandió esa información. Esos contenidos, ni ningún otro sobre asuntos que puedan dañar la intimidad de las personas, son justamente los que no hay que compartir. Por esa razón, si alguien llegara a acceder al audio lo mejor que puede hacer es borrarlo para cuidar la intimidad del vecino. Esas cosas nos deben llamar a la reflexión. Ojalá sirva el caso para que comprendamos lo que no hay que hacer. Deseo también que este texto aclaratorio ayude a eso. Es mejor viralizar esta reflexión que un audio que eventualmente recibas. Viralicemos la responsabilidad, como dicen».