Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?
jueves 4 de enero de 2024
hace 170 días

LA ROPA ESTA CARA : fabricantes explican por qué

Última actualización:
hace 170 días
La inflación en Argentina finalizó el año pasado por encima del 200% interanual, según las primeras estimaciones privadas, y fue el registro más alto en más de tres décadas. En este marco, hubo rubros que de manera constante aumentaron por encima de la inflación general, como fue el caso de Prendas de vestir y calzado, que superó el 1.250% en los últimos cuatro años, frente a un promedio de inflación del 880% en este período. Y si bien muchas veces a los precios los establece la oferta y la demanda, también los costos de producción en el rubro textil impactan fuertemente en los valores de venta, y quienes fabrican prendas de vestir dan cuenta de los sucesivos incrementos que fueron sufriendo los insumos en este proceso.

Andrea David propietaria de una fábrica de ropa deportiva de calle Vucetich, en Paraná, que provee a clubes y comercios de Entre Ríos, Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, entre otros lugares. Sobre las subas de precios de insumos, confirmó a UNO: “Durante el 2023 ha habido constantemente aumentos en los costos de producción. Subió al luz, y durante todo el año fue aumentando la materia prima, ya sea lo que es sublimado, porque como la tinta para sublimar es importada, o en algún componente. Y las telas en general también fueron subiendo a medida que fue subiendo todo, quizás en los 12 meses fue el doble o más. En lo que respecto a las telas deportivas, había una fábrica que ya había dolarizado la lista de precios el año pasado: “Nos iban pasando el precio en base al dólar oficial, pese a ser una fábrica nacional”.

Asimismo, precisó: “Quizás como en los demás rubros, al principio no fue tanta la corrida con los precios. Pero en los últimos tres meses fue que se aceleró la inflación. Entonces ahí te diría que a 10 días, 15 días, según la fábrica, porque se va comprando en varias, cambiaban los precio por ahí una semana y volvían a remarcar recién a los 20; pero ya la semana siguiente te cambiaba la otra. Fue una locura”.

En cuanto a los productos importados, las dificultades con la disponibilidad de divisas generaron algunos inconvenientes también en el circuito productivo, y Andrea señaló: “Hemos tenido faltante porque no entraban por ahí los hilados que son importados. Entonces había épocas que teníamos baches”.

En cuanto a cómo influyó en la demanda las subas de precios, analizó: “Hoy no te puedo decir si impactó o no, porque como esta época para nosotros siempre bajan las ventas, porque ya los clubes terminaron con sus actividades. Pero además tenemos ventas mayoristas a locales comerciales, y ahí la verdad que cambió mucho: antes por ahí el cliente, la casa de deporte o el negocio de ropa, se armaba una precompra para la temporada. Entonces en mi caso trabajaba con lo que el cliente me pedía, y ya compraba insumos para toda la temporada. Pero ya desde hace un par de años no fue así. O sea, se fue fabricando y se fue vendiendo, pero el comercio compraba lo que necesitaba; no había como una previsión de la compra porque no sabía si iba a vender. En mi caso también pasó lo mismo: no sabías si iba a vender o no; en mi fábrica pasó eso y nos tocó ir como sobre la marcha. Y el comerciante en general trabajó de la misma manera, no se quiso stockear y me decían ´si me falta te pido´. Es como que había un temor a sobrestockearse y después no vender y que quede la plata parada”.

Sobre este punto, analizó: “Por ahí tiene que ver también un poco con esto de que a veces tal vez la rentabilidad no es la misma. Entonces por ahí algo clásico sí vale la pena tenerlo, porque vos lo vendes este año y el año que viene y es siempre lo mismo. Pero algo de temporada después lo tenés que estar liquidando. Es como que van más sobre lo que van necesitando, que previendo tener mercadería para después venderla, como pasaba antes, previo a al pandemia”.

La ropa subió más que la inflación en los últimos cuatro años.

La ropa subió más que la inflación en los últimos cuatro años.

Por su parte, Diego Gómez, gerente de ventas y apoderado de la Cooperativa de Trabajo del Centro (CTC) Limitada, que principalmente provee desde Paraná con uniformes y ropa de trabajo a diferentes organismo públicos de Entre Ríos y también de otras provincias, explicó a UNO: “Hay dos factores que hacen subir los precios. El primero es la inflación, que en nuestro rubro hizo que los precios de las telas mayoristas fueran aumentando en 2023 aproximadamente entre un 9% y un 11% cada 45 días. Además, los proveedores cambiaron las reglas de juego y no hubo más crédito, o sea que vendían al mejor postor y había poca oferta de tela desde los talleres o los telares durante gran parte del año pasado”.

Sin embargo, subrayó: “Esas dos variables hacían que el precio esté alto, pero luego se empezó a reactivar la industria nacional, empezaron a activarse más industrias para hacer las telas desde la base en la provincia de Buenos Aires, que comenzaron a comprar máquinas, y eso hizo que finalmente la oferta empezara a bajar de vuelta y a estabilizar, pero eso fue ya para diciembre. Lo que ocurre ahora es que hay un temor ante este espíritu mayor apertura del nuevo gobierno a las importaciones y va a generar una competencia distinta, así que el precio, en este momento, está alto todavía. No sé qué va a pasar después”.

En la Cooperativa trabajan unos 210 asociados y fabrican uniformes cuyos destinatarios son el Servicio Penitenciario y la Policía de Entre Ríos y de otras provincias como Corrientes, Formosa, Chaco, San Luis, Catamarca, Neuquén, y Gran Buenos Aires; y a nivel nacional para las Fuerzas Armadas en general, desde el Ejército, la Fuerza Aérea, Prefectura, Policía Federal, Policía de la Ciudad de Buenos Aires, y demás. Acerca del impacto de los incrementos en los valores de venta final, Gómez concluyó: “Por las subas de los costos fijos e insumos, estamos hablando de un aumento en nuestros productos de entre un 150% y un 200%, dependiendo del tipo de tela y de producción. Pero además en nuestro caso, debemos tener en cuenta que la mayoría de las ventas no son al contado efectivo. Son por licitación, y hay que contemplar en el precio la inflación proyectada a tres, cuatro meses, que es cuando nos van a pagar”.

 

CREDITO : DiarioUno

Escribe aquí abajo lo que desees buscar
luego presiona el botón "buscar"
O bien prueba
Buscar en el archivo
Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo