Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?
viernes 25 de agosto de 2023
hace 301 días

¿De qué derecha hablamos cuando hablamos de Derecha? 

Por: Ricardo Monetta
Última actualización:
hace 301 días
No siempre cuando se habla de categorías políticas, tenemos en claro la significancia de las denominaciones a las que nos referimos. La denominación "Derecha" e "Izquierda" tiene su origen en tiempos de la Revolución Francesa, allá por 1.789, y fue el faro que iluminó dos ponencias opuestas en cuanto a la forma de gobierno que debían tomar los revolucionarios en contra de la monarquía gobernante. En esa Asamblea, donde se produjo la votación por la forma de gobierno, había una explanada donde se colocaron sillas para los asambleístas. A la derecha del Presidente de la Asamblea se sentaron los monárquicos, y a la izquierda se ubicaron estratégicamente los revolucionarios, que pretendían poner fin al poder absoluto del Rey Luis XVI. La votación fue ganada por la Izquierda por 673 votos contra 325 de los Monárquicos, que pretendían que él conservara el poder de veto a las futuras leyes. Mucha Historia ha ocurrido desde entonces, pero la denominación quedó incólume. A través del tiempo ha mutado en forma extrema, siempre defendiendo los privilegios de las élites dominantes. Pero en los últimos tiempos la derecha ha mutado, ya que exhibe sin inhibición prácticas violentas, y por otro lado ha ampliado su composición social consiguiendo salir del "encierro" elitista. Los argumentos clasistas, racistas, sexistas y conservadores propios de su ideario, ya no se afirman exclusivamente desde los sectores oligárquicos, sino que son compartidos y agitados también por franjas populares excluidas por clase, etnia o género. Las actuales prácticas de la derecha global combinan mensajes reaccionarios con el despliegue de bandas organizadas, agresivas y en actitudes que superan las reglas democráticas. A manera de ejemplos, podemos citar la toma de edificios públicos como el Capitolio en Washington y la ocupación de la Praça dos Três Poderes en Brasilia, y también las acciones ultras en París 2018, Berlín 2020 y Roma 2021.

La Derecha de la región desarrolló su propia agenda temática que se basa fundamentalmente en odio hacia lo popular, con dureza policial (represión), persecución y venganza frente a experiencias y dirigentes políticos no alineados al poder. Y también desestabiliza gobiernos populares, como en Argentina ahora, y orienta su artillería contra los sectores más desprotegidos y judicializa la política (para eso coloniza al Poder Judicial), también criminaliza la protesta social, como ahora lo sigue haciendo Morales en Jujuy, estigmatizando a militantes y dirigentes del campo popular, al que descaradamente culpabiliza de las desgracias actuales.

Está claro que la derecha ya no es solo una clase social definida por la estructura económica o las relaciones de producción, sino que conforma un grupo identitario integrado por la élite económica conservadora, pero también por sectores populares sugestionados e identificados con sus ideales hegemónicos clasistas, racistas y sexistas.
¿Cómo fue que la derecha logró arraigarse en el terreno popular y disputar presencia en sectores sociales que estaban fuera de su alcance? Dicho en otros términos, ¿Cómo es que algunos segmentos empobrecidos o excluidos por clase, género o etnia votan igual que la derecha racista, machista o elitista?

Con el término de la Guerra Fría, el declive de la «revolución» y de los ideales colectivos, emergió un Capitalismo triunfante, que de modo exultante traía promesas de felicidad para todos. En poco tiempo, el neoliberalismo mostró su rostro salvaje, hambreador, que aumentó la desigualdad a nivel global y sistematizó la estigmatización y segregación como forma de vida. La caída de los Estados protectores, junto a la creciente concentración y empoderamiento de las corporaciones, dieron como resultado una creciente desigualdad. A las democracias debilitadas e intervenidas por el dispositivo de poder que no alejaban a la mayoría social, se sumaron la pandemia, la virtualización de la vida y la guerra entre Rusia y Ucrania.

Los movimientos de emancipación, por impotencia o desorientación, ya no se preguntan cómo cambiar el mundo, sino que se orientan a cómo suturar los despojos que quedaron de un planeta intervenido y saqueado por un sistema neoliberal ilimitado y homicida que produce mayorías descartadas. En ese contexto, surgió un estado anímico de insatisfacción, descreimiento de la política y depresión generalizada, causado fundamentalmente por tres factores: 1) El modelo neoliberal, que ha multiplicado la desigualdad, la concentración y la precariedad; 2) la Pandemia, la cuarentena y el encierro, que trajeron angustias, enfermedades, duelos, pérdidas económicas y desorden de la vida cotidiana; 3) Algunos gobiernos progresistas de la última oleada, que incumplieron su mandato electoral y no estuvieron a la altura de alojar e interpretar las demandas populares ni las angustias de la subjetividad.

El creciente lugar de la precariedad en las sociedades democráticas creó nuevas resoluciones: los sectores desfavorecidos pretendieron una «pertenencia», aunque sea imaginaria, por la vía identificatoria. Varios de los individuos neoliberales empobrecidos y excluidos del sistema, angustiados y decepcionados de la política, han intentado pertenecer socialmente, es decir, portando «valores» de la derecha, eligiendo a sus representantes y reproduciendo esa forma de vida.

La tramitación por la vía de la identificación explica en parte la ampliación cuantitativa de la derecha y el voto de los humildes dirigido a aquellos dirigentes o modelos que luego los esclavizarán y los privarán de derechos. De este modo, la derecha dejó de ser exclusivamente una clase social para convertirse en un grupo identitario.

La identificación resolvió en parte la demanda no siempre explicitada de pertenencia de los sectores discriminados o segregados por el sistema, mecanismo que permite explicar por qué un «gay» o un negro fueron capaces de votar a Bolsonaro o un inmigrante a Trump, y vastos sectores desfavorecidos permitieron el triunfo de la derecha en Argentina. Se entiende, por supuesto, que esta inédita ampliación social, sostenida también por los sectores más maltratados del sistema, es un síntoma social. La afirmación de grupos identitarios constituye una respuesta al poder neoliberal, un intento de restitución de las minorías explotadas u oprimidas para tramitar el rechazo y la exclusión en serie que produce el dispositivo desintegrador.

En el caso de las identidades de derecha, la heterogeneidad y el antagonismo de clase y etnia fueron cubiertos por una homogeneidad de valores (ya sea consumo, individualismo, etc.) y cohesionados por el odio como «cemento orgánico». Las fuertes identificaciones ocultan tanto la división de los antagonismos que constituyen lo social como la propia «fractura» social del sujeto.

El grupo identitario constituye una tramitación imaginaria que eclipsa el conflicto político de la desigualdad o la opresión y desplaza todo lo abyecto del orden social. La identificación y la pertenencia al grupo identitario pretenden una defensa del individuo neoliberal contra la exclusión, pero paradójicamente termina produciéndose lo contrario. La miseria sistémica y la angustia social generalizada constituyen la prueba que pone de manifiesto el fracaso de toda identidad.

Las «derechas» siempre ostentaron una supuesta identidad de «clase». Los que aspiran a involucrarse en su mundo pasan a ser excluidos reaccionarios, porque los que se nutren de una identidad prestada, pasan a vivir imaginariamente la vida de «otros».

  • Excelente informe para varios que entiendan que votándolo al despeinado es un voto en contra de sí mismos… de una vez por todas si bien faltan muchas cosas por resolver de parte del gobierno lo que hay de la vereda de enfrente no solo son espejitos de colores sino menos felicidad para nuestro pueblo..

  • No hablemos de gobiernos populares, sinó mas fácil, votos comprados, votos miedo, votos cautivos, etc, Si hablamos de esclavizar gente, salí a un barrio pobre lleno de planes y preguntale a la gente, no te va a mentir.

  • Carlos Alberto

    Interesante nota de parte del estimado Monetta, pero se estrella contra la realidad objetiva, ya que hace 16 años que gobiernan sectores supuestamente nacionales y populares y nos ha impregnados de actos de corrupción, pobreza, marginalidad, inseguridad, mas endeudamiento, inflación, perdida del salario real , exilio de jóvenes así como de empresas, jubilados x debajo de la linea de pobreza ect, pero el problema es la derecha, umm creo que la nota peca por dialogismo excesivo que no se condice con la realidad de todos los días. Como decirlo sin que nadie se sienta tocado, ESTO ES UN FRACASO POR EL LADO QUE LO MIRES, NI EL GATO MACRI MALO LO PUDO HACER TAN MAL. (DATOS – NO OPINIÓN)

  • Hoy, creo no hay derechas y si lo son, hieden a mafias organizadas, para afanarse y/o entregar el estado.
    Lo vimos con varios gobiernos con políticas Conservadoras y lleno de Cipayos, ladrones, y defraudadores, milicos, menem, de la ruina, macri.

  • Universidad de ciencias políticas urgente. Sin está metería aprobada no podrás llegar a cargos públicos. Los alemanes aún lo padecen con grupos de extrema derecha, antimigratorios, Anti popular, antidemocráticos. Nacionalistas de extrema derecha que reveindican al fiurer al tercer raich

Escribe aquí abajo lo que desees buscar
luego presiona el botón "buscar"
O bien prueba
Buscar en el archivo
Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo