Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?

Chiche Maschio, precandidato a concejal: “Para nuestro espacio el desarrollo económico debe tener rostro humano”

Última actualización:
hace 322 días

A poco de conocerse la noticia del nieto 133 encontrado por la Abuelas de Plaza de Mayo, Eduardo «Chiche» Maschio, brinda una mirada sobre la importancia y la responsabilidad que tiene el estado municipal en defensa de la Memoria, Verdad y Justicia y los derechos humanos más elementales. Maschio reflexiona sobre los efectos graves que puede ocasionar el incumplimiento de estos derechos, como la malnutrición infantil que afecta a los más vulnerables y las desigualdades que persisten en la distribución de la riqueza en Concordia. En un contexto electoral donde las propuestas y visiones políticas juegan un papel fundamental, el actual funcionario y precandidato a concejal destaca el compromiso de la lista que integra para promover el desarrollo con una perspectiva de derechos humanos, garantizando el cumplimiento progresivo y fomentando la participación ciudadana en el proceso.

– ¿Qué se debe entender por defender los derechos humanos en la comunidad?

-Supone la protección de la libertad y la dignidad de todas las personas en condiciones de igualdad, sin permitir ninguna distinción que tenga por objeto disminuir la mencionada protección. Es una acción colectiva, un compromiso para fomentar la participación ciudadana ejerciéndola. Por esa razón está incorporado dentro del marco normativo y político del Estado. El municipio que es el gobierno más cercano a la comunidad, tiene una responsabilidad muy importante para acompañar a su cumplimiento.

-¿Por qué integrar una lista de concejales? ¿Considera que desde el recinto puede hacer mucho más que como funcionario?

-Quiero remarcar algo importante, Alfredo Francolini, que me honra acompañarlo como concejal y fundamentalmente en esta temática, tiene muy claro que su gestión pondrá toda su energía a promover el desarrollo y actuar con perspectiva de derechos humanos. De esta manera los servicios, programas y políticas públicas que realicen estarán no solo encaminadas a garantizar el cumplimiento progresivo de los derechos de las personas, sino la participación de todos los concordienses hasta lograr la plena realización de los mismos.

-¿Usted, en caso de llegar al Concejo Deliberante, estará atento al cumplimiento de las obligaciones constitucionales de los derechos humanos?

-Mire, el incumplimiento por parte del Estado de estos derechos muchas veces produce efectos graves para las personas. Por ejemplo, la malnutrición infantil de niñas y niños, algo que afecta sus órganos vitales e impacta su sistema inmunológico, lo cual trae consecuencias serias en la salud, y además incide en el futuro desempeño escolar, e incluso pone en riesgo su vida. Quiero remarcar que el municipio en este sentido, tiene una excelente cobertura en salud y contención de nuestros chicos. Esta política debe seguir invirtiendo en ese aspecto. Otra cuestión es acompañar a los trabajadores de la actividad primaria en sus discusiones por sus salarios. Por la informalidad de miles de concordienses que viven en la pobreza, por la mala distribución de la riqueza. Por supuesto que, desde la banca en el Concejo, estaré atento al cumplimiento de todo lo vinculado a la satisfacción de las necesidades básicas. Porque los derechos de los ciudadanos ayudan a crear herramientas normativas para atenuar incluso para revertir muchas cuestiones. Se necesita debatir mucho. Yo desde el Concejo acompañare y promoveré el debate de todas estas demandas.

-Recientemente el candidato a gobernador de Cambiemos, Rogelio Frigerio, se refirió a la pobreza en nuestra ciudad. Lo hizo diciendo que, con la potencialidad de su riqueza, segmentos importantes de nuestra ciudad son pobres igual que África…

-Lo primero que me gustaría interrogar a todos los que se preocupan por la pobreza, como en este caso Frigerio que además estigmatiza al concordiense, es cuánta concentración de la riqueza admite la democracia. La pobreza en Concordia es un problema apremiante de derechos humanos, es con frecuencia causa y consecuencia. Coincido en que Concordia tiene un tremendo potencial económico, lo demuestran todos los indicadores con crecimiento año tras año, pero la distribución de esa riqueza producida no se distribuye para que el trabajador mejore su bienestar, sino por el contrario, se empobrecen cada día más. La relación entre la privación que tienen muchos trabajadores que en muchos casos trabajan en contextos insalubres y el abuso de la clase dominante, apropiadora de la riqueza, se mantiene al margen de los debates políticos-económicos más profundos para encontrar estrategias de desarrollo más equitativo. Un ciudadano en estado de pobreza es una persona dócil, manipulable y funcional. Esto es claramente violación de derechos humanos. Para nuestro espacio el desarrollo económico debe tener rostro humano.

Volver a la portada
Compartir

Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo