Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?
miércoles 13 de septiembre de 2023
hace 283 días

‘Antes, en estas condiciones del río, ya hubiéramos sacado gente’, dijo Ligia Wurfel, Jefa de Gestión Comunitaria del municipio

Por: Guillermo Coduri
Última actualización:
hace 283 días
Con el río Uruguay en 10.40 metros, a la altura del puerto de Concordia, hace algunos años atrás, hubiese comenzado el proceso de traslado de algunas familias que antes vivían en cotas inundables. Ligia Wurfel, Jefa de Gestión Comunitaria y Social de la Secretaría de Desarrollo urbano de la municipalidad, dialogó esta mañana con DIARIOJUNIO acerca del proceso de relocalización de 600 núcleos familiares en el último tramo de la intendencia de Gustavo Bordet y sobre todo, durante la actual de Enrique Cresto. Wurfel recordó que el intendente actual gestionó las viviendas Toyota y el barrio Agua Patito donde aún están en construcción mas casas ya que la tarea aún no terminó. Quedan cerca de 200 familias dentro de la cota 13 ubicadas en diversos barrios. “Son dos terceras partes que ya está realizadas y nos queda una tercera parte por realizar para relocalización”, señaló.

La tarea consistió en erradicar las viviendas y parquizar esas zonas. Pero a ello hay que añadir otras tareas como sacar los servicios básicos para que las familias no vuelvan a ocuparlas. “Cuando las familias tienen necesidad van al lugar que encuentran y se instalan. Lo que las lleva a instalarse no es más ni menos que la necesidad”,  destacó. “Cuando hablo de estas familias no hablo de usurpación sino de ocupación. Son familias que ocupan porque necesitan”, remarcó.

“La primera zona que se saneó fue la de Cancha Las Heras donde ahora está el parque, al lado del arroyo. Era una de las zonas que primero se inundaba. Después la cancha propiamente dicha donde también había un sector de viviendas”, recordó. Algo similar sucedía en calle Diamante, cerca de uno de los desagues del arroyo Concordia que se debían trasladar cuando había lluvias importantes en la ciudad que desbordaban esa cuenca. La relocalización siguió en el barrio 9 de Julio del lado externo de la Defensa Sur. Más de 30 familias en la playa de Camba Paso y 85 en el barrio María Goretti, también fuera del muro que protege la zona Sur. Otras familias que vivían en calle Eduardo Gastelacoto, cerca de los clubes Regatas y Pesca. “Hoy es todo parque y hay juegos”, indicó.

Y recordó que obtener las viviendas no fue tarea sencilla para Cresto ya que debía acordar con el gobierno nacional macrista.  Pero logró traer las viviendas ‘Toyota’: eran viviendas que la multinacional con sede en Japón construyó para sus gerentes que vinieron a realizar una capacitación al país, rememoró Wurfel. “Después Toyota se las vendió al gobierno nacional y Enrique articuló con ellos para que vinieran esas casas a Concordia”, indicó.

“Se las trajo y se las instaló. Eran todas premoldeadas. Muy lindas con muchas comodidades pero eran pequeñas. Después se les agregaron dos dormitorios”, dijo. “Quedaron muy lindas, muy habitables y el barrio quedó con todos los servicios. Todos los barrios adonde se traslado a la gente hoy tienen todos los servicios”, dijo. “No es que se los llevó a cualquier parte”, añadió. También destacó otros barrios que nacieron en similares circunstancias como Los Pájaros.

Pero aún quedan familias dispersas. “Sus títulos de propiedad son de antes de que salga la ordenanza de prohibición de construcción bajo la cota 14. Hay que acordar de qué manera se puede relocalizar porque también se inundan”, remarcó. Por ejemplo, en calle Gastelacoto hay dos viviendas, en el barrio María Goretti hay tres y dos más -de las 70 que había y fueron trasladadas a Agua Patito- en calle Maipú, sobre el Manzores.

“Es un  programa largo y no es fácil. Hay que trabajar con las familias. Hay que pensar que para las familias que históricamente o durante muchos años vivieron en la costa del rio o del arroyo es un desarraigo, un cambio en su forma de vida y hay que tener mucha paciencia, mucho dialogo. No se trata de llevar a nadie a la fuerza sino que hay que hacer las cosas para que ellos también comprendan sus beneficios”, dijo Wurfel. “Decirle a una familia que se tiene que ir de done está viviendo no es fácil. Aceptarlo y procesarlo tampoco es fácil. Hay gente que vivió toda vida en esa zona, sus hijos van a la escuela y tienen sus amigos. No es solo decirles ‘acá te traje una casa y te llevo’. Son personas y hay que ver la cuestión humana”, añadió.

En tal sentido, sostuvo que ha dialogado con algunas familias transcurridos dos años del traslado y recién en ese momento se dieron cuenta de que la mudanza les fue satisfactoria. Por ejemplo, ya no deben estar pendientes de las cuestiones climáticas o de las crecientes viviendo a la vera del rio.

La funcionaria destacó que trabajaron de manera articulada con el CGE (Consejo General de Educación) para conseguir bancos en las escuelas para los menores, con las Secretarías de Salud y Desarrollo Social para hacer un acompañamiento de las familias en sus primeras etapas.

Pero aún  queda mucho trabajo por delante. Dentro de la cota 13, hay viviendas cerca de la costa del río, en el barrio Nébel; otras cerca de la Playa ‘Los Tomates’ de La Bianca; en el barrio Pampa Soler, cerca del arroyo; en proximidades del ex balneario Camba Paso; otras 26 por fuera de la Defensa en el barrio Carretera La Cruz; en el barrio Belgrano Sur; en Benito Legerén, y en avenida Maipú, un sector que comprende calles 3 de Febrero, Cortada 1 y avenida Isaac Castro.  “Es todo un triángulo que hay que trabajar. Ya se ha dialogado con los vecinos”, remarcó.

Wurfel destacó que se en todos los casos se trata de sectores vulnerables socialmente. Lo que aún está pendiente en todos esos casos es el lugar donde van a ser trasladados  y como se concreta el plan de viviendas. Wurfel remarcó que eso no depende del estado municipal en su totalidad sino que debe ser una política conjunta con  la Provincia y la Nación.

Los otros barrios que están debajo la cota 14 son diferentes en varios sentidos. Primero que están instalados desde hace décadas. Son barrios históricos como Vélez Sarsfield, Sargento Cabrera o Puerto. “No sé si amerita el traslado”, destacó Wurfel.

La funcionaria remarcó la voluntad política del intendente de acabar con el flagelo de la inundación. Si bien cada tantos años se producen situaciones que arrastran a familias que “nadie quiere vivir”,  al menos deben intentar llegar al más alto porcentaje posible de erradicacion. “No se puede terminar una historia que viene de muchos años en tan poco tiempo”, destacó.

 

 

 

 

  • Lo importante es que esta gestión conjunta entre Provincia, Nación y municipio logró resolver el 70 % de las situaciones inundables en vulnerabilidad social bajo cota 14.
    Aún queda mucho por hacer. Pero lo que resta no invalida ni desmerece la importancia de este proceso colectivo, en el que la determinación e impulso del Intendente Cresto es un factor sustancial.
    Ahora es fundamental garantizar la continuidad de estas políticas públicas, que para cientos de familias representan un cambio profundo en su historia de vida.
    Felicitaciones a Ligia y a su equipo, felicitaciones al gran equipo del Instituto Municipal de Viviendas y Tierras. Y a todos los que de una u otra forma son parte de esta transformación.
    «Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar». Ahora, vamos por más.

  • 64 años después de la inundación del 59, quedan 200 familias debajo de la cota 13 y muestran a la gestión como un éxito. Increíble, no debería haber ninguna familia debajo de la cota 14. Hace 70 años que hablamos de lo mismo.

Escribe aquí abajo lo que desees buscar
luego presiona el botón "buscar"
O bien prueba
Buscar en el archivo
Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo