Públicidad
¿Cómo publicitar aqui?

Caso Bertoldi: ante el pedido de recusación, el fiscal Núñez dijo que se busca “embarrar la cancha” al caer la hipótesis de muerte por «fatalidad»

Última actualización:
hace 45 días

En la audiencia de esta tarde, el abogado defensor Cullén acusó de imparcialidad al fiscal Martín Núñez al acusarlo de imparcialidad en el proceso. Según Cullen, la tendencia de Núñez quedaría demostrada por un mensaje de texto que el fiscal le envió por error al abogado de Mitre y cuyo destinatario debía ser el abogado querellante Rubén Pagliotto. En el mensaje telefónico, Nuñez se excusaba de no poder asistir a una reunión con los peritos forenses que participaron de la autopsia del cuerpo de Claudio Bertoldi, presentaron los informes y ya brindaron declaración durante las audiencias anteriores. El motivo de dicha reunión era despejar dudas sobre las declaraciones del médico generalista convocado por la defensa, el paranaense Fernando Giménez, que planteó que el dióxido de carbono aplicado en el tratamiento de carboxiterapia que mató a la paciente Bertoldi podría haber ingresado por otra vía distinta que la sanguínea. Una cuestión muy controvertida que se oponía a los testimonios de todos los peritos forenses, y despertaba dudas tamaña teoría viniendo de un médico que no sólo no participó de las autopsias, sino que además no tiene en su currículum haber realizado alguna. Además, sus dichos no se sostuvieron con informe científico, sino que fue una testimonial como testigo convocado por la defensa.

En tanto, el fiscal Martín Núñez señaló al abogado Miguel Cullén de querer embarrar la cancha y pretender suspender el juicio con malas artes ante el cúmulo de pruebas y testimonios que comprometen la situación de su defendida, la kinesióloga Mitre. Todo se enmarca en un contexto donde el planteo del abogado defensor apunta a que Bertoldi murió víctima de una “fatalidad”, cuestión que viene siendo echada por tierra por los diferentes testigos e informes técnicos científicos presentados durante el juicio.

“Me encuentro sorprendido con esta situación novedosa que nunca me había ocurrido. Creo que acá hay poco que explicar. Primero, un poquito de educación que todos aprendemos cuando somos personas bien y es que si recibimos algo por error, que no es para nosotros, no debemos divulgarlo. No podemos publicar un mensaje que es por error. Pero acá se ha hecho público. No solamente a usted Señor Juez, sino también se lo hizo conocer al Superior Tribunal de Justicia… Quiero que sepa que ya lo escuchó tanto el fiscal coordinador como el procurador y han hecho mención de que no hay nada que explicar… Yo quiero hacer esto muy breve porque creo que la propuesta de la defensa es llevar este partido al terreno de embarrar la cancha. Hay una persona que tiene su libertad en juego, hay una familia que está esperando justicia, y está la familia de la imputada que también puede estar afectada por esto, y este debate que venía siendo llevado con total legalidad es lamentable que se lo quiera llevar a este terreno. Y quiero que sepan, porque esto sí le interesa a la imputada, a la licenciada Mitre, a su familia, que justamente este es el principio de objetividad que tiene que cumplir un fiscal. Cuando la defensa, como en este caso, sorpresivamente aparece con un testigo que nunca había declarado en el tribunal, que no había presentado ningún informe, que no había formado parte de ningún tipo de prueba, que no sabemos qué iba a decir, introduce cosas nuevas a la causa, yo tengo la obligación de ver eso, de contrastarlo para ver si los delitos oficiales se mantienen o se van a modificar. Eso es el principio de objetividad. Y otra cuestión, cuando el juez nos invita a unificar la acusación, la acusación mía era la más leve, la querella planteaba que se trató de un homicidio simple que, se sabe, tiene una pena mucho mayor, sin embargo nos “aggiornamos”, unificamos una acusación más leve. ¿De qué manera yo podría ser el inquisidor? Se me acusa de perder la objetividad por una entrevista que yo no solicité, a la que no iba a ir y que -en definitiva- no se hizo. Entonces, ¿Dónde está el agravio de parte de la defensa?”, alegó el fiscal.

Por su parte, uno de los abogados querellantes, Rubén Pagliotto, quien era el organizador de esa reunión informativa no concretada con los forenses del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos que llevaron adelante la autopsia y declararon en la causa, dijo: “Si los peritos forenses me dicen: ‘No, mirá, en realidad puede tener razón este doctor’, yo no acuso”.

Volver a la portada
Compartir

Bienvenido al archivo de Diario Junio

Ingresá tus datos para acceder al archivo